¿Qué tuvo que ver el Mercado de Abasto con la Bombonera?

Esquina de Agüero y Corrientes en 1938. En medio de la calle, la clásica garita desde donde el agente policial dirigía el tránsito
Esquina de Agüero y Corrientes en 1938. En medio de la calle, la clásica garita desde donde el agente policial dirigía el tránsito Fuente: Archivo - Crédito: LA NACION
Daniel Balmaceda
(0)
12 de junio de 2018  • 00:33

Dos hermanos Lacroze y cuatro hermanos Devoto trabajaban en proyectos dispares (cada familia tenía el suyo) que terminaron confluyendo en la historia del barrio de Carlos Gardel. En 1887, Julio y Federico Lacroze, pioneros en el desarrollo de los tranvías, inauguraron una línea que unía el centro con Chacarita. En 1888, alentados por el nuevo impulso que este tipo de transporte le daría a la zona, Antonio, Cayetano, Bartolomé y Tomás Devoto, propietarios de un terreno en Corrientes y Agüero, solicitaron la autorización de la Municipalidad para instalar un Mercado de Abasto.

Si bien los Devoto se retiraron del negocio, un grupo de quinteros y productores mantuvieron el proyecto y en abril de 1893 se inauguró el mercado original. Presentaba una novedad: era la primera construcción monumental del país que usaba hierro que había sido fundido en la Argentina (por lo general se importaba de Europa). Su presencia marcó territorio. El mercado y la actividad a su alrededor hicieron que esa fracción del barrio Balvanera recibiera un nombre no oficial: todo el mundo lo llamaba el Abasto.

El nuevo edificio -que es el que vemos en la fotografía-, con una nave central y cuatro a sus costados (de allí sus cinco arcos) se construyó entre enero de 1932 y mayo de 1934. También tuvo su particularidad: fue el primero que tuvo cemento a la vista. Gardel alcanzó a conocerlo antes de su fatal accidente en 1935.

El éxito de la obra realizada por el estudio del arquitecto Viktor Silcic, el ingeniero José Luis Delpini y el geómetra Raúl Bes, hizo que el club Boca Juniors los convocara para que construyeran su mítico estadio de cemento (que se inauguró en 1940). Fue en el propio estudio donde estos profesionales, observando la maqueta, comenzaron a referirse al nuevo proyecto como "la Bombonera".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.