Mundial 2018: la propiedad privada es importante

Juan Carlos de Pablo
(0)
10 de junio de 2018  

El presidente Mauricio Macri les prohibió a los funcionarios políticos de Cambiemos que viajen a Rusia con motivo del próximo Mundial de fútbol, aunque se paguen los gastos con fondos propios. ¿Se imagina si Juan Pérez, integrante del sector privado, quien está al día con sus impuestos, tuviera que pedirle autorización al gobierno de turno para utilizar fondos que consideraba propios para poder alentar a Lionel Messi desde la tribuna? El caso ilustra la importancia de la propiedad privada.

Sobre el particular conversé con el inglés William Forster Lloyd (1795-1852), economista y sacerdote quien entre 1832 y 1837 tuvo a su cargo en Oxford la cátedra creada por Henry Drummond. Es considerado precursor del enfoque neoclásico, generalmente atribuido a Stanley Jevons, Carl Menger y León Walras. Pero conversé con él porque también es considerado pionero en la denominada "tragedia de los comunes". Olvidado por la profesión, a comienzos del siglo XX fue redescubierto por Edwin Robert Anderson Seligman.

-¿A qué se llama la tragedia de los comunes?

-Al hecho de que, pensando en su propio interés, nadie cuida los bienes de propiedad común. El denominado "movimiento para el cercamiento de las tierras" buscó en Inglaterra aumentar la producción pecuaria disponiendo que solo pastaran en determinado terreno los animales del dueño de esa porción de tierra. Sobre la base del mismo principio, Adrián Claudio Guissarri proponía limpiar las aguas del Riachuelo regalándoselo a alguien, porque mientras fuera "de todos" nadie se preocuparía por lo que se tira al agua.

-También existe el caso contrario, el de la tragedia de los anticomunes.

-En efecto, Alfredo Juan Canavese le dedicó al tema su conferencia de incorporación a la Academia Nacional de Ciencias Económicas, puntualizando que así como genera problemas que nadie tenga injerencia sobre determinados recursos, también los genera que múltiples agentes tengan los mismos recursos bajo su órbita decisoria.

-Se trata, en el fondo, de una cuestión empírica.

-Así es, efectivamente. Paul Anthony Samuelson clarificó, desde el punto de vista algebraico y geométrico, la cuestión de los denominados bienes públicos, aquellos en los cuales varias personas, simultáneamente, pueden beneficiarse sin excluir a los demás. Ejemplo: la defensa de un país por parte de sus fuerzas armadas. En casos como este, el financiamiento tiene que ser impuesto.

-¿Y?

-Pero se trata de una cuestión empírica, porque Ronald Harry Coase mostró que en Inglaterra, a pesar de tratarse de bienes públicos, los faros operaban cobrando por sus servicios, y Elinor Claire Ostrom, hasta ahora la única mujer que obtuvo el Premio Nobel en Economía, documentó que en muchos casos las asociaciones voluntarias cuidan mejor los bienes públicos que tanto los individuos cada uno por su cuenta, como el Estado.

-¿Cuál fue el fundamento del cercamiento de tierras?

-Un principio muy importante, señalado por Adam Smith en La riqueza de las naciones. Que no es la benevolencia del carnicero la que nos da de comer, sino el hecho de que él vive precisamente de ejercer esa actividad. El viejo Adam dijo algo obvio pero crucial: que las actividades tienen que tener sentido para quienes las realizan. Principio que los chinos aplican de manera sistemática, desde la muerte de Mao Tsé-tung, y los venezolanos que siguen viviendo en su país padecen, porque sus autoridades se empeñan en ignorarlo.

-La propiedad privada también genera exageraciones.

-Efectivamente. ¿No es una macana que en una misma ciudad haya viviendas sin ocupar y personas que duermen en la calle? Pero ¿sabe qué?, cuando en algunos países esto se intentó solucionar de manera directa el remedio fue peor que la enfermedad. Modernamente, la propiedad y los ingresos se comparten, vía el pago de los impuestos. Pero volvamos nuevamente al caso que motivó esta conversación.

-Eso, volvamos.

-Leo en los diarios que su país tiene una crisis económica, que hay que ajustar los gastos, etc. Si el ciudadano argentino tuviera que pedirles permiso a sus autoridades para viajar a Rusia por el Mundial de fútbol pagando los gastos con sus propios recursos, seguramente que los burócratas no le autorizarían el gasto, porque encontraría muchas mejores alternativas para utilizar esos fondos. Afortunadamente para ustedes, en su país existe la propiedad privada.

-El papa Francisco acaba de pronunciarse de una manera contundente sobre quién es el dueño del ahorro familiar.

-En el párrafo 22 de las Consideraciones para un discernimiento ético sobre algunos aspectos del actual sistema económico y financiero, el Sumo Pontífice hizo suya la siguiente afirmación: "El ahorro, especialmente el familiar, es un bien público". Si no quiso decir lo que luce a primera vista, es decir, que los ahorros no son de los ahorristas, sería muy aconsejable que mejorara la redacción. Porque, así como está redactado, induce a pensar que como los funcionarios de turno son quienes tienen que decidir sobre el destino de los fondos, lo que va a lograr es que nadie ahorre, o que se ahorre en dólares.

-Don William, muchas gracias.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?