Silencio, Mundial

Graciela Guadalupe
Graciela Guadalupe LA NACION
(0)
10 de junio de 2018  

"El acuerdo con el FMI no va a afectar la capacidad de ganar las elecciones de 2019."

(De Marcos Peña.)

Hay una máxima no escrita, un silencio molesto, un radiopasillo incomprobable que dice que los mundiales de fútbol le vienen al pelo a los políticos -con responsabilidad de gobierno o sin ella- para mandarse cuanta tramoya se le pinte, porque vamos a estar todos distraídos con el gorrito de arlequín apretándonos el cerebelo y expulsando los pulmones a soplido loco de vuvuzela.

¿A qué le tenemos miedo, señores? ¿A que suelten en masa a los presos kirchneristas? Imposible: En el penal de Ezeiza ya compraron un televisor 4K -obvio- para ver los partidos en el módulo más cercano al hospital penitenciario por si erra un penal Messi y los muchachos de la causa nac&pop se descompensan como les pasó a casi todos el día en que perdieron la libertad.

¿Acaso tememos que nos cuelen un tarifazo, que rompamos relaciones con el mundo, que paren el país, nos sacudan con ganancias, se nos licúe el aguinaldo, no haya clases en las escuelas o que nos robe el cerrajero porque justo se nos trabó la puerta del auto en medio de un partido de la Argentina? No va a pasar nada de eso, porque ya ocurrió. Subió el precio de las naftas, la AFA rompió relaciones con Israel, el Chiqui Tapia se postula para el Nobel de la Paz; la CGT volvió a la Rosada y define si hace paro el 14 a la hora de la fiesta inaugural, así todos pueden verla desde casita; el impuesto a las ganancias sigue firme a pesar de las promesas; al aguinaldo se lo lleva ganancias, las clases las confisca Baradel y el cerrajero sigue impagable como la lechuga, el queso gruyere, el pan, la prepaga y la TV por cable.

No nos vamos a quedar afuera de nada porque en el Congreso va a dejar de funcionar hasta la fuente; porque Macri no es Trump, que indulta gente a pedido de Kim Kardashian; porque el coreano comunista Kim ya decidió que los US$6000 que cuesta la suite que ocupará en Singapur los va a pagar Trump, y porque la única Kin que tenemos acá es el agua de Coca Cola y, encima, con bajo sodio.

No nos inquietemos. Es muy difícil que, como en otros mundiales, un presidente se duplique el sueldo (Kirchner/2006), que un general nos mande a la guerra (Galtieri/1982), que se anuncien más subas de tarifas y de naftas (Cristina/ 2010) o que Macri llame a un referéndum para su rereelección (Menem/1998).

Además, el FMI va a ser historia, siempre y cuando no salga otro Marcos Peña a demonizarlo, como cuando dijo que el acuerdo no va a impedir que Cambiemos vuelva a ganar el año próximo. Teléfono, Lagarde.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.