La feroz autocrítica de Creevy, el capitán de los Pumas: "Jugamos un desastre, así no podemos jugar más"

Creevy intenta progresar en ataque ante Gales; el capitán no tuvo rodeos sobre el nivel de los Pumas
Creevy intenta progresar en ataque ante Gales; el capitán no tuvo rodeos sobre el nivel de los Pumas Crédito: Villarpress
Alejo Miranda
(0)
9 de junio de 2018  

SAN JUAN.- Agustín Creevy enfrentó a la prensa con la cara desfigurada. El rigor del partido había hecho lo suyo, pero mucho más se traslucía la sensación de frustración que dejó la derrota 23-10 ante Gales. Su autocrítica fue feroz.

"¡Jugamos un desastre! Cuando jugamos mal hay que decirlo, y se jugó muy mal", aceptó. "Este sistema funciona cuando corremos y estamos antes, cuando ganamos el contacto. Y siempre estuvimos tarde. Sobre todos los forwards, que no circulábamos. Cuando no circulamos el sistema no funciona. Es toda responsabilidad nuestra. Así no podemos jugar más, sobre todo con esta camiseta".

Se desprende de las palabras del capitán que la falla pasa por una cuestión mental. La actitud que exige jugar estos partidos y vestir la camiseta de los Pumas. La capacidad, como han demostrado en reiteradas oportunidades, la tienen.

La crudeza de sus declaraciones refleja el sentir de todo el equipo, que luego del partido se reunió en el medio de la cancha, con la bronca a flor de piel, para sacarse todo de adentro. "Hubo autocrítica. Lo que dijimos queda entre los jugadores", aclaró Creevy.

Los Pumas no pudieron aprovechar el envión que traía el plantel de la temporada con Jaguares, donde acumulan seis victorias consecutivas. "Son dos cosas distintas. Estos son partidos internacionales, con muchas cosas más en juego, con más presiones", afirmó el capitán. "Quisimos dar un juego más dinámico, pero al no estar antes el sistema no funciona. Sobre todas las cosas hoy no corrimos".

El entrenador Daniel Hourcade también se refirió a la diferencia que entraña el juego del Súper Rugby con el de un test match. "Cuesta cambiar el chip, pero sabíamos a lo que íbamos a jugar", reconoció. "Es lo que pasa siempre. No es fácil, pero había que hacerlo y estábamos preparados para ello".

Otra de las falencias fue la falta de definición. Incontables veces los Pumas estuvieron dentro de las 25 yardas del rival y terminaron frustrados por volverse al campo propio sin puntos en el bolsillo. "No pudimos llevar adelante nuestro plan de juego. No pudimos quebrar su defensa, no marcamos en zona de definición y los dejamos venir. Esos errores son imperdonables", analizó Santiago García Botta. "Ellos desde el principio manejaron el tiempo de juego y el score y sentirse cómodos, y a nosotros todo lo contrario. Es momento de ser autocríticos. Es lo más importante y lo único que podemos rescatar para la revancha de la semana que viene".

¿Cómo se encara el próximo partido, el sábado ante el mismo rival en la cancha de Colón? "Es muy difícil jugar así. Nos vamos a unir más que nunca y vamos a ir a Santa Fe a revertir esta situación, incluso con mayor humildad y tratando de entrenar el doble, porque se ve que con esto no alcanza", respondió Creevy.

Hourcade coincidió: "Hay que seguir trabajando. Las posiciones corporales no fueron las ideales en el punto de contacto. Lo que hay que hacer es trabajar técnicamente para ganar el contacto y generar inercia. No es una cuestión de fuerza sino de técnica. Trabajaremos sobre eso".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.