Historia de los gnomos de jardín: ¿cómo surgieron?

Su origen se remite al estado minero de Turingia, en Alemania; se cree que tienen la capacidad de brindar protección y traer buena suerte
Su origen se remite al estado minero de Turingia, en Alemania; se cree que tienen la capacidad de brindar protección y traer buena suerte Crédito: Gza. VIX
(0)
10 de junio de 2018  • 02:59

Muchas familias deciden poner gnomos en sus jardines pero, ¿de dónde surgió esta tradición? Estas figuras aparecieron por primera vez en el siglo XIII en la región turca de Anatolia y reaparecieron en Italia durante el siglo XVI. Sin embargo, el origen de los gnomos de jardín se remite al estado minero de Turingia, en Alemania , en el siglo XIX.

Allí, los artesanos locales -especialmente el escultor Phillip Griebel- elaboraron, de manera artesanal, los gnomos tal como los conocemos, con barbas peludas y sombreros puntiagudos. Impulsados por los mitos locales y el mayor tiempo de ocio, comenzaron a ganar territorio en los jardines de todo el país. Según la leyenda, los protegen y traen buena suerte.

En ese entonces, se esculpían a mano y, a partir de ellos, se creaban moldes que se llenaban con arcilla de muy buena calidad. Luego se cocinaban al horno para volverlos duros y resistentes y se pintaban a mano para luego enviarlos a todo el mundo.

El doodle interactivo con el que Google homenajea a estas criaturas
El doodle interactivo con el que Google homenajea a estas criaturas

Hoy, en el Día del Jardín en Alemania, Google decidió homenajear a estos gnomos con un doodle interactivo que incluye un video explicativo y un juego en el que el usuario debe lanzar gnomos con una catapulta y colocarlos en su jardín. Además, puede elegir entre seis gnomos coloridos con diferentes formas, pesos y habilidades para rebotar.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?