Las preguntas que Macri prefirió que responda su mesa política

Damián Nabot
Damián Nabot LA NACION
Mauricio Macri, durante una entrevista con LA NACIÖN y Clarín en Canadá
Mauricio Macri, durante una entrevista con LA NACIÖN y Clarín en Canadá
(0)
10 de junio de 2018  • 11:45

QUEBEC.- Sentado en un jardín del jardín del hotel Le Manoir Richeliu, en las afueras de Quebec, y tras recibir el respaldo de los líderes del G-7, Mauricio Macri hizo una pausa cuando LA NACION le preguntó si los gobernadores peronistas lo habían defraudado en el debate por las tarifas. Hasta entonces había respondido sin interrupciones, con el énfasis puesto en la oportunidad que significaba el préstamo del FMI para alejar los temores a la insolvencia. El silencio se extendió ante la mirada de los interlocutores y después contestó, entre el desencanto y la resignación, "yo los conozco, hace mucho". Sonrió, y evitó responder si lo habían defraudado.

Sólo hubo otra pregunta que prefirió esquivar en la entrevista concedida antes de emprender su regreso a Buenos Aires. Fue cuando se lo consultó por los recortes que el Gobierno pedirá a las provincias para acompañar la reducción del déficit fiscal acordada con el FMI. "No nos anticipemos", pidió el Presidente. La definición del ajuste sobre los gastos públicos es precisamente la etapa que se abre ahora tras el entendimiento con el Fondo Monetario Internacional. Y Macri deberá apostar a herramientas adicionales para convencer al PJ. La apelación a la responsabilidad presupuestaria es un incentivo limitado, como se demostró en la discusión por las tarifas que terminó con una derrota parlamentaria para el macrismo; todo lo opuesto a lo prometido por los gobernadores acuerdistas y sus efímeras muestras de comprensión. El PJ percibió que se abrió el juego para las elecciones de 2019, y lo último que pretende es dejar jirones de sus votos en el camino.

La negociación para lograr que el peronismo se sume a los recortes puede dejar a la pulseada por las tarifas como un juego de niños. El clima lo anticipó el cordobés Juan Schiaretti, en teoría uno de los gobernadores de mayor cercanía a la Casa Rosada. "Yo no fui consultado ni para acudir al Fondo Monetario Internacional (FMI), ni en la negociación con el organismo, esto es una responsabilidad exclusiva del Gobierno, del cual yo no formo parte. Por lo tanto, las consecuencias de este accionar son responsabilidad también exclusiva de la administración nacional", contestó durante una recorrida, poco antes que Macri se abrazara ante las cámaras con Christine Lagarde, nueve mil kilómetros más al norte. Y Schiaretti es considerado un aliado.

El Presidente no trasmite un atisbo de dudas. Está convencido que el entendimiento con el FMI pavimentó el camino para acelerar una reducción del gasto y conseguir la convergencia de las metas macroeconómicas que se planteó desde que llegó a la Casa Rosada. Y delegó la negociación con el peronismo en los actores reincorporados a la mesa chica, como Rogelio Frigerio , María Eugenia Vidal y Emilio Monzó . El viernes reunió en la quinta presidencial de Olivos a Nicolás Dujovne (Hacienda) y Luis Caputo (Finanzas) para felicitarlos por el acuerdo con el FMI. Macri ahora espera resultados del ala política.

Mauricio Macri con Theresa May y otros líderes políticos en la cumbre del G7 - Fuente: Instagram

01:06
Video

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?