Mauricio Macri partió desde Quebec rumbo a Buenos Aires tras la cumbre del G7

El Presidente junto a su esposa Juliana Awada, participaron del encuentro de las principales potencias mundiales en Canadá Fuente: LA NACION
10 de junio de 2018  • 17:19

QUEBEC.- El presidente Mauricio Macri partió este domingo de Quebec, donde participó durante el fin de semana de la cumbre del G7.

El jefe del Estado tuvo una jornada de descanso hoy, tras el cierre de las deliberaciones. Almorzó en un restaurante junto a su esposa, Juliana Awada. Y por la tarde regresó al hotel Chateaux Frontenac.

El avión que lo lleva de regreso a Buenos Aires despegó a las 18 (las 19 en la Argentina), dos horas después de lo previsto. El Presidente y la Primera Dama tendrán 11 horas de vuelo directo hasta Buenos Aires.

Macri viajó el viernes por la noche hacia Canadá para participar de la cumbre del G7, a la que fue invitado por el primer ministro de ese país, Justin Trudeau. Su participación se debió a que la Argentina tiene la presidencia del G-20 y, en parte, a la sintonía que los mandatarios construyeron en la sucesión de encuentros compartidos desde que ganaron las elecciones en sus respectivos países.

El Presidente junto a su esposa Juliana Awada, participaron del encuentro de las principales potencias mundiales en Canadá Fuente: LA NACION

El sábado, Macri se reunió con el anfitrión, con la canciller alemana, Angela Merkel y con la directora del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, tras el acuerdo por un préstamo de tipo "stand by" por 50.000 millones de dólares, anunciado oficialmente el jueves.

La reunión del G7 se efectuó en la región de Charlevoix, a poco más de 100 kilómetros del centro de Quebec, y reunió a los mandatarios de Estados Unidos, Japón, Alemania, Gran Bretaña, Francia, Italia y Canadá, quienes trataron temas de cooperación económica, empleos del futuro, igualdad de género, cambio climático y océanos, y seguridad.

El Presidente no pudo ver a su colega de los Estados Unidos, Donald Trump, quien ya se había retirado de la cumbre del G-7 cuando Macri arribó el sábado al hotel Le Manoir Richelieu, en la villa turística de Charlevoix, en Canadá. El mandatario norteamericano se enfrentó con la mayoría de los miembros del grupo por los aranceles a las exportaciones y su deseo de incluir a Rusia.