srcset

Copa Davis

Murió Oscar Furlong, campeón mundial de básquetbol con la Argentina en 1950 y ex capitán de Copa Davis

Juan Manuel Trenado
(0)
11 de junio de 2018  • 13:00

Oscar Furlong, símbolo del deporte argentino
Oscar Furlong, símbolo del deporte argentino

Brasil ya tenía su Copa del Mundo de fútbol para 1950. La Argentina prefirió no jugar, estaba en crisis futbolística. No por falta de talento, al contrario: le sobraban. Pero ya no estaban en el país. El Charro Moreno se había ido a Chile; Adolfo Pedernera, Alfredo Di Stéfano y Néstor Pipo Rossi, a Colombia, y Rinaldo Martino, a Italia. Reclamos por mejores pagos y huelgas desmembraron a la selección. La idea de llevar un equipo no tan competitivo y el miedo al fracaso cambiaron los planes. Juan Domingo Perón ordenó organizar el mejor Mundial de básquet posible. Ingresaron en el país por primera vez tableros de cristal y el Luna Park lució siempre repleto. La Argentina tenía al hombre ideal para liderar ese proyecto desde lo deportivo. Oscar Furlong , un muchacho de 23 años, que encabezó una gran camada que en Londres 48 puso al borde del KO a los Estados Unidos, algo considerado imposible en ese tiempo.

Oscar Furlong (derecha), campeón mundial de básquetbol
Oscar Furlong (derecha), campeón mundial de básquetbol

Perón quería ganar el Mundial. Furlong y sus compañeros le ganaron a los Estados Unidos en la final y le dieron el gusto. El 4 de noviembre, un día después la recordada "Noche de las Antorchas", los campeones mundiales visitaron al presidente en la Casa de Gobierno. Furlong no solamente era un superdotado para el deporte. Era una figura social reconocida. Y estaba más preparado que sus compañeros en varios aspectos. Provenía de una familia de buena posición económica. Perón dio un discurso de felicitación y les recordó lo mucho que eso significaba para el pueblo argentino. Les dijo que merecían ser recompensados. Nadie se animaba a hablar. Tal vez hoy no signifique nada. Pero hay que entender la diferencia de época, el respeto a la autoridad era algo inquebrantable. Los jugadores no contestaron. Perón insistió: "¿Qué quieren?, ¿qué necesidad tienen?". Furlong se animó: sacó un cochecito de juguete del bolsillo de su saco y se lo dio al presidente. No le pidió nada.

Sin embargo, a Perón le encantaban esos juegos e interpretó un mensaje al instante: "¿Quieren un permiso de importación?". "No estaría mal", contestaron varios jugadores entusiasmados.

Los permisos de importación no se conseguían fácilmente y eran muy costosos. Todos los jugadores eran muy humildes. Ninguno tenía dinero para comprar un auto, por supuesto. Todos vendieron ese "papelito". Algunos usaron el dinero para comprar terrenos, para empezar a cumplir el sueño de tener su propia casa.

// // //

Oscar Furlong , fallecido ayer a los 90 años y cuyos restos serán inhumados este martes, a las 14, en Parque Memorial, sorprendió a todos en esos Juegos de Londres 48. Dirigentes norteamericanos le ofrecieron un enorme salario en dólares para irse a jugar a Minneapolis Lakers en un torneo nuevo, que tenía apenas dos años: lo llamaban NBA. Eso hubiera significado ser profesional. Ya no podría jugar en la selección argentina. Así eran los valores en 1948. En aquella época el mensaje cultural estaba muy claro: ser profesional rompía con el espíritu más puro del deporte. No podía aceptarlo. Se puede decir que no necesitaba dinero. Pero era mucho más que eso, era el honor: no quería dinero si era por el deporte. "Si a la NBA actual la llevaran a mi tiempo tal vez aceptaría la invitación. Pero la competencia era diferente, el espíritu era muy distinto", explicó alguna vez. Era un sportman, jugaba muy bien al tenis, también, pero se dedicó al básquetbol.

Aceptó una beca de estudio. Se fue a Southern Methodist University, en Dallas, donde jugó un par de años en el torneo de la NCAA. Eso le permitía seguir con el equipo de sus amigos, con la celeste y blanca. Después de ser campeón mundial, fue dos veces subcampeón de los Juegos Panamericanos (1951 y 1955) y campeón mundial universitario (1953).

Furlong era una celebridad; llegó al cine. Filmó la película 'En cuerpo y alma'. Su carrera prometía ser enorme, y todavía faltaba la medalla olímpica. Esa que iban a buscar en Melbourne 1956. Podían lograrlo. Sabían que podían.

Pero la historia cambió en el país. En 1955 la Revolución Libertadora derrocó al gobierno de Perón. Se realizó un enorme trabajo de investigación sobre los actos del peronismo. La Comisión Nacional Investigadora N° 49 evaluó al deporte. Furlong y sus compañeros recibieron un telegrama que los intimaba a concurrir a la calle Pellegrini 1362. Estaba firmado por el teniente coronel Julio Tramonti Burgos. "Nos trataron bastante mal. Nos preguntaron por qué le dedicamos el triunfo a Perón", contó Ricardo González, el capitán de aquella selección, en el documental "Tiempo muerto". Investigaron y encontraron ese papelito. El fallo fue contundente: "Los jugadores recibieron órdenes para la introducción de un automóvil". El veredicto: culpables de profesionalismo.

La Confederación Argentina de Básquetbol informó la novedad a FIBA y a 16 jugadores, entre ellos Furlong, se les prohibió jugar al básquetbol de por vida.

La familia de Furlong, de origen irlandés, había perdido su empresa de transportes (Transportes Furlong). Perón había expropiado los ferrocarriles. Tuvo que empezar de cero. Reabrió la compañía de camiones en 1959 y se convirtió en una de las más fuertes del país. Se casó con Giselle Lutteral, tuvo tres hijos (Denise, Cristian y Gastón), nueve nietos y tres bisnietos. Para todos en el mundo del deporte era "Pillín" Furlong. Puertas adentro, en familia, era "Gran Pá".

Desde lo deportivo, se terminó volcando más al tenis. Era especialista en dobles. Ganó varios títulos nacionales. Después llegó a ser capitán de Copa Davis, entre 1966 y 1977. En aquel último año, con Guillermo Vilas en su mejor momento y con Ricardo Cano como singlistas, la Argentina llegó a las semifinales luego de vencer a los Estados Unidos en una memorable serie en el Buenos Aires Lawn Tennis. El mismo equipo cayó luego, también en el BALTC, frente a Australia por 3-2.

Nunca dejó de ir a ver series de la Davis como hincha en el exterior. Cuando se le decía o preguntaba algo sobre básquetbol, Oscar decía: "No, mejor no, hablemos de tenis". Como tampoco faltaba a las reuniones de cada miércoles en el Club Palermo con sus amigos del básquetbol, los campeones del mundo. "Pillín" dejó una huella imborrable en el mundo del deporte, producto de su ética, compañerismo y espíritu competitivo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.