Nadal y su elogio para Schwartzman: "Diego es complicado para todo el mundo cuando juega bien"

Rafael Nadal
Rafael Nadal Fuente: AFP
Manuel Dueñas
(0)
11 de junio de 2018  • 23:59

PARÍS (DPA).- Está gris en París, como siempre, y en el pequeño hotel de la calle Jean Goujon periodistas y curiosos esperan por Rafael Nadal , que el domingo dio a la capital francesa su tradicional noticia de primavera: un nuevo título de campeón de Roland Garros .

"Las cosas van mucho mejor que lo que habría imaginado en este momento de mi carrera", afirma el español en una entrevista con DPA y otras agencias.

Nadal, que a los 32 años levantó su undécimo trofeo en el torneo francés y amplió a 17 su palmarés de certámenes de Grand Slam, habla también del futuro de su deporte, de la vida fuera del tenis y hasta del argentino Diego Schwartzman, su rival más difícil en las últimas dos semanas.

-¿Diría que la experiencia le ha hecho ganar muchos partidos en este Roland Garros?

-Lo que me ha hecho ganar partidos es jugar un poquito mejor que los demás. Todo lo demás es cosas y frases que se dice y se escribe. Al final lo que hace ganar es hacer las cosas mejor que el rival. En algún momento puntual puede haber algo que uno ya ha vivido y que puede ayudar, pero al final el tenis es muchos puntos en cada partido. Se puede tener más experiencia o actitud, pero si no se juega mejor es prácticamente imposible ganar un torneo así.

-Usted afirmó alguna vez que, contrariamente al tópico, se aprende más de las victorias que de las derrotas. ¿Qué se aprende de una victoria como la del domingo?

-Es muy simple de explicar. Si uno es arrogante, entonces quizá necesita perder para aprender. Si uno no es arrogante, es mucho más fácil aprender ganando. Si uno tiene la capacidad de la autocrítica y de saber escuchar a las personas de al lado, si se deja decir las cosas reales de las personas que tiene alrededor y les da la libertad de qué le digan a uno cuándo lo hace bien y cuándo mal, qué hace mal y qué hace bien, pues con las victorias es mucho más fácil aprender.

-¿Cómo se explica que su partido más difícil en este Roland Garros haya sido contra Diego Schwartzman?

-El resultado fue así. Cuando uno va perdiendo set y break abajo -y en ningún partido tuve una situación similar-, pues es injusto decir que no ha sido el partido más complicado. Diego está once del mundo, lo demás es invención. Es uno mejores jugadores del mundo y estaba en gran nivel. No jugué bien el primer set y medio, estaba demasiado defensivo, y él estaba dominando la mayoría de los puntos. Diego es complicado para todo el mundo cuando juega bien. Evidentemente, en la final jugué mejor que contra Diego, y a la semifinal la jugué mejor que contra Diego. En definitiva, cada día uno sale a la pista sabiendo que se puede perder y se puede ganar. El que tiene enfrente quiere ganar, igual que uno.

-Esta semana usted afirmó en algunas ocasiones que no quería dejar pasar las oportunidades. ¿Siente más el peso del tiempo ahora que hace unos años?

-No. Simplemente aprecio y valoro las cosas que van pasando. Al final estoy bien, me siento feliz, con ilusión de seguir hacia adelante con lo que hago. La realidad es que las cosas van mucho mejor que lo que habría imaginado en este momento de mi carrera. No los siento, pero sí que es verdad que son muchos años ya de carrera y lo valoro y lo aprecio, y agradezco que a esta altura siga estando donde estoy y con posibilidades.

-¿En algún momento deja de pensar en tenis?

-Sí. No soy una persona que viva todo el día para el tenis. Claro que es una parte importante de mi vida, pero cuando me voy a jugar a golf o estoy buceando, no estoy pensando en tenis. Cuando estoy con mi familia, tranquilo en casa, no estoy pensando en tenis. Siempre digo lo mismo: el tenis es muy importante pero no es toda mi vida. Mi vida va más allá del tenis y soy feliz afuera del tenis, sin problemas.

-Volviendo al tenis: ¿cómo ve su futuro?

-Tienen que decirlo primero los seguidores, que son los que realmente hacen grande a nuestro deporte, y después los que dirigen este deporte. El futuro del tenis será como lo decidan los dirigentes, y para saber si las cosas funcionan o no, hay que probarlas.

-¿Y qué probaría?

-A veces la gente piensa que cuando doy alguna opinión lo hago para favorecerme. Pero si me preguntas a mí, que no cambie nada, a mí las cosas me van increíbles. Entiendo que cada vez la gente será más fuerte, más alta, y supongo que a años vista sí habrá que hacer algunas cosas para mantener el deporte en un nivel de atractivo importante. Ya la gente que tenga que hacerlo tomará las decisiones adecuadas para seguir haciendo del nuestro un deporte global que siga generando interés.

La conversación con el tenista mallorquín transita también otros carriles, incluso fuera del deporte. Nadal señaló que no daba su opinión política "desde una posición superior", luego de afirmar, a propósito de la moción de censura que implicó el fin del gobierno del conservador Mariano Rajoy, que le habría gustado "volver a votar".

"El deportista es deportista pero es ciudadano. Como residente en España y ciudadano español, pues puedo tener mi opinión, nada más. No la doy desde una posicion superior a la de cualquier otro ciudadano, en ningún caso", agregó.

Hace unos días, cuando la moción de censura prosperó en Madrid y el socialista Pedro Sánchez llegó al gobierno español, Nadal sorprendió en París al dar su opinión política -en un tema sobre el que no suele pronunciarse- y se mostró favorable a votar. "Di una opinión desde el máximo respeto y humildad. No pedí ni exigí nada; simplemente dije que con todas las cosas que habían sucedido, a mí me gustaria volver a votar, no después de la moción de censura. Antes de la moción, habría dicho lo mismo", aclaró el número 1 del ranking mundial.

Nadal, sin embargo, deseó "suerte" al nuevo gobierno y afirmó que su país necesita "estabilidad". "Creo que se está formando un buen gobierno y lo único que puedo desear es que se calmen las cosas, que haya tranquilidad y que haya estabilidad. La clave del buen funcionamiento de las cosas está en la tranquilidad y la establidad", explicó.

"Que haya elecciones o no, me preocupa relativamente. Lo que quiero es que no haya más manifestaciones de la cuenta ni gente muy descontenta", añadió. Y dejó un par de deseos para su nación y para quienes ahora la conducen: "Toda la suerte del mundo al nuevo gobierno. Lo único que quiero es que vaya lo mejor posible para que todos estemos bien".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.