Ganadores y perdedores de la cumbre entre Trump y Kim

Kim y Trump, durante la cumbre
Kim y Trump, durante la cumbre Fuente: AFP
(0)
12 de junio de 2018  • 12:07

Donald Trump y Kim Jong-un no sólo fueron los grandes protagonistas, también los dos se convirtieron, por lo menos hasta ahora, en los ganadores de una cumbre que también ha tenido perdedores.

El histórico momento en que Donald Trump y Kim Jong-un se encontraron en Singapur - Fuente: BBC

1:28
Video

GANADORES

Trump y Kim

Fuente: AFP

Los dos se llevaron lo que querían. Kim afianzó su camino para dejar de ser un paria mundial y consolidó su objetivo de dejar de ser retratado como un "dictador loco" para ser tomado más en serio. Pese a algunas críticas, Trump también recibió elogios por haberse animado a hacer lo que ningún presidente se había animado a hacer y desactivar, al menos por ahora, la perspectiva de un conflicto armado.

China

Crédito: AP

Durante años ha perseguido un doble objetivo: la desnuclearización de Corea del Norte a cambio de que Estados Unidos suspenda sus ejercicios militares en Corea del Sur, una zona que considera su área de influencia. Toda la orquestación parece haber seguido el guión chino, e incluso Kim se trasladó en un avión de ese país a Singapur

Mike Pompeo

Fuente: Reuters

El secretario de Estado trabajó para llegar a este acuerdo incluso antes de asumir el cargo. Considerado un halcón, viajó a Pyongyang para reunirse con Kim y luego negoció en Estados Unidos con el enviado norcoreano. Parece haberse convertido en un diplomátio fuerte y valorado por Trump, a diferencia de su antecesor, Rex Tillerson

Singapur

Fuente: Reuters - Crédito: Edgar Su

No era fácil organizar una cumbre de esta magnitud y la pequeña ciudad-Estado aprobó con creces, en un esfuerzo que también le otorgó réditos económicos

PERDEDORES

Los aliados del G-7

La imagen que se volvió icónica de los desencuentros en el último G-7
La imagen que se volvió icónica de los desencuentros en el último G-7 Crédito: Instagram Gobierno Alemán

La imagen no puede ser más contrastante. Un día Trump estaba desairando al primer ministro de Canadá, uno de los países más avanzados en materia de derechos humanos, y a las pocas horas estaba a los abrazos con el líder de un país donde se cometen todo tipo de atropellos. La cumbre pareció confirmar que Trump muchas veces se siente más cómodo con dictadores que con sus aliados demócraticos. Los líderes del G-7 sufrieron el fin de semana pasado el destrato de Trump, más focalizado en arreglar con Kim que en mostrar sintonía con los aliados histíricos de Estados Unidos.

Los defensores de los derechos humanos

Una imagen de Pyongyang, hoy
Una imagen de Pyongyang, hoy Fuente: AFP

Corea del Norte suele ser calificado como un gulag a cielo abierto, con miles de presos políticos, torturas, secuestros en el extranjero y ejecuciones extrajudiciales. Trump no emitió una palabra al respecto, y por el contrario definió a Kim como un hombre que "quiere lo que es justo"

Japón

Shinzo Abe
Shinzo Abe Fuente: AFP

El primer ministro jaónes, Shinzo Abe, es uno de los líderes que más paciencia le ha tenido a Trump. De esta cumbre esperaba que Kim aceptará reabrir el diálogo sobre los ciudadanos japoneses secuestrados durante la Guerra Fría. Tendrá que seguir esperando. La decisión de suspender los ejercicios militares en Corea del Sur también puede afectar la seguridad de Japón en esa región.

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.