EE.UU: murió y le dejó un millón de dólares a sus alumnos

Donó un millón de dólares a sus alumnos
Donó un millón de dólares a sus alumnos Crédito: Google Maps
(0)
12 de junio de 2018  • 15:06

Aunque nadie le creyó en su momento, una maestra de educación especial prometió que dejaría un millón de dólares como herencia para los estudiantes de la escuela donde trabajaba. Y así fue.

Emanuele Triggiano, el superindendente, recuerda que hace 10 años todos reían cuando la maestra les dijo su idea: "Pensé que era una broma, pero luego nos llegó el papeleo".

Genevieve Via Cava era maestra de educación especial del distrito Dumont, en Nueva Jersey, Estados Unidos. A lo largo de su vida, ahorró dinero, y aunque nadie lo sabía, había juntado una pequeña fortuna. En 2011, Genevieve falleció y dejó todo al instituto en donde trabajó durante años.

Trabajó durante toda su vida en una escuela especial y le dejó todo lo que ahorró a sus alumnos.
Trabajó durante toda su vida en una escuela especial y le dejó todo lo que ahorró a sus alumnos.

"Era muy bondadosa, a pesar de que en ocasiones mostraba un exterior más duro, pero era muy compasiva en el fondo de su corazón", dijo su amigo Richard Jablonski. "Ella era muy amorosa y se ganaba a las personas con su sonrisa". Genevieve no tuvo hijos y pasó la mayor parte de su vida profesional en ese distrito escolar, dando clases a estudiantes de educación especial y regulares.

La fortuna donada a los alumnos se repartirá de la siguiente manera: comenzando el ciclo escolar 2019-20, cualquier estudiante de educación especial que busque continuar su formación después de la secundaria, ya sea universidad y otra institución terciaria, podrá ser acreedor de una beca de 25 mil dólares, gracias a la herencia de Genevieve. El dinero permanecerá en un fondo que generará intereses, permitiendo al distrito seguir becando a estudiantes por años, de acuerdo al lo que cuenta el administrador Kevin Cartotto en el New York Times.

"Era una mujer maravillosa que iluminaba cualquier habitación en la que entrara", agregó Jablonski. "Tenía una sonrisa que era increíble. Podía hablar con quién sea y podía iniciar una conversación fácilmente, y para cuando se despedía de un recién conocido, ya estaban abrazándose".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.