Doble crimen narco: la abogada presa tenía restos de la deflagración de un disparo en sus manos

Doble crimen narco: la abogada presa tenía restos de deflagración de un disparo en sus manos
Doble crimen narco: la abogada presa tenía restos de deflagración de un disparo en sus manos Fuente: Télam
Gabriel Di Nicola
(0)
12 de junio de 2018  • 17:22

La causa por el doble homicidio de Belgrano puede tener un giro inesperado. Peritos de la Policía de la Ciudad hallaron restos de la deflagración propia de un disparo de arma de fuego en las manos de la abogada Julieta Estefanía Bonanno, que fue detenida la semana pasada bajo la sospecha de haber contribuido para que un sicario ejecutara a las víctimas, entre ellos el cliente de la letrada, procesado por el intento de tráfico de dos toneladas de cocaína en la megacausa conocida como Bobinas Blancas y su hijo. Los investigadores ahora intentarán determinar, con un peritaje integral, si ella disparó o si los restos de pólvora son una eventual contaminación por haber estado en la escena del crimen.

Así lo informaron a LA NACION calificadas fuentes judiciales y policiales. Los homicidios de Rodrigo Alexander Naged Ramírez, nacido en Colombia hace 59 años y de nacionalidad mexicana, y su hijo John, de 30, ocurrieron el lunes de la semana pasada en el departamento donde vivían, en la avenida Cabildo al 2600, en el barrio porteño de Belgrano.

"El resultado del peritaje no determina que la abogada haya sido quien disparó. Sí, puede significar una contradicción en relación con su discurso, ya que dijo que en el momento de las dos ejecuciones ella estaba encerrada en un lavadero. A juzgar por este indicio de prueba cientítica, quizá haya estado en la propia escena del doble crimen".

Naged Ramírez había estado preso por la Operación Bobinas Blancas, el intento de contrabando de 2000 kilos de cocaína ocultos en bobinas electromagnéticas de acero. Había sido procesado con prisión preventiva por el juez federal de Zárate, Adrián González Charvay, pero quedó exceptuado provisionalmente del proceso luego de haber sufrido un ACV que le dejó graves problemas en su salud y le impedía, en términos legales, comprender la criminalidad de sus actos en el proceso penal en su contra.

Según los investigadores, Naged era uno de los "ingenieros" de la banda, ejecutor del método para que la droga no fuese descubierta por los escáneres a la hora de ser traficado a través del puerto. La operación era dirigida por una célula del cartel de Michoacán que había montado la logística para la exportación de las "bobinas de uso industrial" con tres puertos de salida en la mira: Campana, Buenos Aires y Bahía Blanca.

Bonanno fue detenida a las pocas horas del doble crimen porque, según se sospecha, al menos contribuyó a que las ejecuciones se pudieran concretar. Un video de las cámaras de seguridad del edificio donde vivían las víctimas muestran su entrada desde la calle y, detrás suyo, a una persona joven, muy abrigada y encapuchada. Se cree que ese podría ser el sicario que mató a padre e hijo.

El peritaje balístico fue hecho por la División Científica de la Policía de la Ciudad. Las muestras para el análisis fueron tomadas el día del doble crimen, antes de la detención de Bonanno.

El peritaje hecho sobre las manos de John Naged también dio positivo de pólvora. En este caso, los investigadores concluyen que fue producto de un intento de defensa en el momento de recibir el disparo mortal.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.