Suscriptor digital

La negociación con la CGT sigue abierta, con la Iglesia como mediadora

Nicolás Balinotti
Nicolás Balinotti LA NACION
(0)
12 de junio de 2018  • 18:30

"El mejor paro es el que nunca se realiza". La sentencia es de un sindicalista que pisa los 80 años y que apeló a ella para imaginar lo que serán los días que se avecinan desde hoy y hasta el 25 del actual, la fecha consensuada por la CGT para activar lo que sería el tercer paro general en contra de la gestión de Mauricio Macri .

La determinación de cuándo activar la huelga no fue al azar. Hubo una estratégica intención de diferenciarse de las dos vertientes de la CTA, que protestarán el jueves en la Plaza de Mayo, y de aislar al camionero Hugo Moyano en su cruzada casi personal contra el Gobierno.

Con 12 días por delante antes de la huelga, la negociación con la Casa Rosada se mantiene abierta a pesar del tenso intercambio retórico que se dará públicamente. En el Gobierno exploran un acercamiento con los gremios del transporte a fuerza de subsidios, repartirán más dinero a las obras sociales y hasta cederán su proyecto original de reforma laboral. ¿Alcanzará para detener la protesta?

En el medio, el calendario tiene un lugar reservado para un encuentro histórico, que podría torcer la balanza: la Semana Social, que organiza la Iglesia y en donde suelen reunirse bajo un mismo techo funcionarios, sindicalistas y empresarios. La convocatoria de los obispos es entre el 22 y 24 de este mes, en Mar del Plata.

El presidente del Episcopado, monseñor Oscar Ojea, invitó personalmente a todos los sindicalistas aunque en su amplia convocatoria hubo una particularidad: a los referentes de la Multisectorial 21-F, creada por Pablo Moyano y en la que confluyen las dos CTA, los movimientos sociales y otros gremios disidentes de la CGT, los recibió 48 horas antes de lo que fue la manifestación en rechazo del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI). Se interpretó como una sutil manera de respaldo.

Sin embargo, sindicalistas y funcionarios, sospechan ahora que podría haber un giro en los mensajes eclesiásticos. No descartan un llamado para evitar que escale la conflicitividad. Las fuentes encierran en ese marco las recientes visitas de María Eugenia Vidal, Carolina Stanley y Jorge Triaca al papa Francisco.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?