srcset

Fotorreportaje

En fotos: Guatemala, después de la furia del volcán de Fuego

(0)
21 de junio de 2018  • 08:34

No hubo tiempo para comer. Los almuerzos familiares del domingo fueron interrumpidos, la comida quedó sobre la mesa. Los niños abandonaron los juguetes y la ropa todavía colgaba en las sogas en los patios traseros. Los animales murieron petrificados.

Las autoridades guatemaltecas reaccionaron lentamente ante los signos de la inminente erupción del volcán Fuego el 3 de junio, contribuyendo a uno de los desastres naturales más trágicos en la historia reciente de Guatemala.

El volcán bramó temprano ese domingo. Hacia el mediodía, estaba arrojando cenizas en columnas humeantes a varias millas de altura que luego cayeron, cubriendo una amplia franja del país centroamericano.

Pero con los ruidos de la montaña y las primeras lluvias de cenizas, muchos aldeanos hicieron una apuesta fatal de quedarse quietos, apostando a que la suerte que los había protegido durante décadas resistiría una vez más.

Las rocas volcánicas se extienden alrededor de un área que quedó sepultada después de la erupción del volcán de Fuego en San Miguel Los Lotes en Escuintla
Las rocas volcánicas se extienden alrededor de un área que quedó sepultada después de la erupción del volcán de Fuego en San Miguel Los Lotes en Escuintla Fuente: Reuters - Crédito: Carlos Jasso

Juguetes cubiertos de ceniza sobre el techo de una casa afectada por la erupción del volcán de Fuego en San Miguel Los Lotes en Escuintla
Juguetes cubiertos de ceniza sobre el techo de una casa afectada por la erupción del volcán de Fuego en San Miguel Los Lotes en Escuintla Fuente: Reuters - Crédito: Carlos Jasso

La cocina de una casa está cubierta de ceniza después de la erupción
La cocina de una casa está cubierta de ceniza después de la erupción Fuente: Reuters - Crédito: Carlos Jasso

Una vaca muerta en un área afectada
Una vaca muerta en un área afectada Fuente: Reuters - Crédito: Carlos Jasso

Un zapato cubierto de cenizas dentro de una casa afectada
Un zapato cubierto de cenizas dentro de una casa afectada Fuente: Reuters - Crédito: Carlos Jasso

Un baño cubierto de ceniza
Un baño cubierto de ceniza Fuente: Reuters - Crédito: Carlos Jasso

No hubo tiempo de descolgar la ropa
No hubo tiempo de descolgar la ropa Fuente: Reuters - Crédito: Carlos Jasso

La gente escapó corriendo
La gente escapó corriendo Fuente: Reuters - Crédito: Carlos Jasso

No hubo posibilidad de llevarlos
No hubo posibilidad de llevarlos Fuente: Reuters - Crédito: Carlos Jasso

Un tambor abandonado
Un tambor abandonado Fuente: Reuters - Crédito: Carlos Jasso

Una bicicleta arrasada por el fuego
Una bicicleta arrasada por el fuego Fuente: Reuters - Crédito: Carlos Jasso

La ventana rota y cubierta por la ceniza
La ventana rota y cubierta por la ceniza Fuente: Reuters - Crédito: Carlos Jasso

Testigo mudo dentro de una casa
Testigo mudo dentro de una casa Fuente: Reuters - Crédito: Carlos Jasso

Los elementos abandonados dentro de las casas
Los elementos abandonados dentro de las casas Fuente: Reuters - Crédito: Carlos Jasso

Abandono luego del desastre
Abandono luego del desastre Fuente: Reuters - Crédito: Carlos Jasso

Por la tarde, las cosas empeoraron. Toneladas de cenizas y gases tóxicos cayeron por los flancos del volcán Fuego. Estos "flujos piroclásticos" alcanzan velocidades mucho más rápidas y más letales que la lava, arrastrando árboles y rocas gigantes hacia las aldeas en su camino.

Para cuando la mayoría de las familias en las aldeas más afectadas de El Rodeo y San Miguel de Los Lotes sabían lo que estaba pasando, solo tenían tiempo de huir, si eso era posible.

"Mi familia estaba almorzando, dejaron los platos de comida y dejaron de comer y huyeron", dijo Pedro Gómez, un soldador de 45 años. "No se llevaron nada más que la ropa puesta".

Ahora, el exuberante y verde paisaje está cubierto de gruesas capas de ceniza volcánica sepia, dando al lugar la extraña sensación de un barco fantasma. Donde alguna vez hubo vida, hay calor, polvo y un persistente olor a azufre.

En un hogar, las páginas de una Biblia están chamuscadas. Fuera, el ganado yacía muerto. Un bombo yacía abandonado. En las cocinas, había comida lista para ser servida.

Al menos 110 personas han muerto y se cree que cerca de 200 están enterradas bajo los escombros en la aldea de las fértiles laderas más bajas del volcán. El volcán Fuego se eleva entre las regiones de Sacatepequez, Escuintla y Chimaltenango a unos 50 km de la ciudad de Guatemala, la capital del país.

Los rescatistas en busca de cadáveres caminaron por los techos de las casas como si fueran pisos, cavando en edificios donde solo han encontrado cadáveres de los que se quedaron retrasados. Solo unos pocos perros, pollos, conejos y gatos sobrevivieron.

Cuando la ardiente materia volcánica se precipitó sobre ellos, algunos escaparon a pie, otros en automóvil.

"Saqué la camioneta y escapé con muchos vecinos cuando vimos el humo", dijo Alejandro Velasquez, un agricultor de 46 años.

Muchos perdieron de 10 a 50 familiares cada uno, descendientes de familias que se establecieron en Los Lotes hace más de 40 años. Se niegan a perder la esperanza de encontrar parientes, o al menos sus restos.

"Toda mi familia está perdida", dijo José Ascon. El joven discutió con la policía que había detenido temporalmente los esfuerzos de rescate después de más flujos de la erupción.

"Daría mi vida por encontrar a mi familia".

Fotos de Carlos Jasso

Texto de Reuters

Edición fotográfica de Dante Cosenza

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?