Encontraron desnutrida y en estado de abandono a una santafesina que estuvo 20 años secuestrada

Crédito: Diario Uno
José E. Bordón
(0)
12 de junio de 2018  • 22:05

SANTA FE.- Una mujer que hoy tiene 42 años pero que estuvo más de 20 años secuestrada por su propia familia en una vivienda de Dorrego al 2400, de la ciudad de Venado Tuerto , departamento General López, 335 kilómetros al sur de esta capital, fue rescatada esta semana luego de que una vecina denunciara que del lugar se escuchaban gritos desgarradores.

La mujer, cuando fue liberada, estaba desnutrida y en un estado de total abandono, tanto en su aspecto físico como emocional. Tiene un grado de discapacidad importante y alto grado de esquizofrenia, relataron los investigadores. Estaba rodeada de sus propios excrementos y su deterioro general, incluso psicológico, era marcado. De inmediato fue derivada al Hospital Dr. Alejandro Gutiérrez, de Venado Tuerto, en el que permanece alojada.

Según el informe al que tuvo acceso LA NACION, la mujer, identificada como Marisa Almirón, será sometida a estudios para verificar si fue violada. Además, los investigadores confiaron a este diario que era tal el grado de abandono que la mujer fue hallada en un estado deplorable, prácticamente desnuda, sucia y atada a una cama. Sólo vestía un viejo batón de muchos años, agregaron los informantes.

La policía pudo ingresar al lugar luego de que la concejal Liliana Roston se hiciera cargo de las denuncias presentadas por una vecina, de nombre Mirtha, que escuchaba llantos, gritos y golpes provenientes de la vivienda lindera a su casa. "Cada vez que la policía llegaba al domicilio, el hermano no les abría la puerta exigiendo una orden de un juez y tampoco lograban escucharse los gritos de Marisa a quien de seguro hacían callar", precisó.

Fuentes del Juzgado de Familia de Venado Tuerto, que preside Nancy Grasso, relataron que los investigadores "tuvieron que entrar por la fuerza. La casa estaba vacía pero, al final de la recorrida, en una habitación cerrada se encontró a la mujer en estado deplorable. Ella no habla, emite sólo unos pocos sonidos. Con la urgencia del caso fue internada para liberarla de la sedación (farmacológica) y así poder comenzar a tratarla", agregaron.

Esta misma tarde trascendió que la mujer, primero fue cautiva de su padre y, posteriormente, de uno de sus hermanos.

Fernanda Serna, representante de Ademur (Asociación de Mujeres Resilientes), relató: "El calvario de Marisa comenzó hace veinte años cuando el papá la encerró porque tenía novio. Doce años después, cuando muere el hombre, es su hermano Mario quien continúa con el calvario de la mujer, argumentando que tenía problemas psiquiátricos. Este sujeto permanece en libertad".

temas en esta nota

0 Comentarios Ver
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios