Investigan si la abogada fue la autora de uno de los disparos en el doble crimen

Un peritaje detectó rastros de pólvora en una de las manos de Bonanno y se intenta determinar su rol durante los asesinatos registrados en un edificio de Belgrano
Un peritaje detectó rastros de pólvora en una de las manos de Bonanno y se intenta determinar su rol durante los asesinatos registrados en un edificio de Belgrano Fuente: Archivo
Gabriel Di Nicola
(0)
13 de junio de 2018  

En sus primeras manifestaciones cuando llegó el personal de la Policía de la Ciudad y encontró los cuerpos de las dos víctimas, la abogada Julieta Estefanía Bonanno había explicado que no estuvo en la escena del crimen. Aseguró que el sicario la había encerrado en el lavadero antes de ejecutar a Rodrigo Naged Ramírez, de 59 años, y a su hijo John, de 30. Sin embargo, un peritaje determinó que la letrada tenía restos de deflagración de un disparo en una de sus manos.

Esta prueba científica podría empeorar la situación de la imputada, que hasta el momento está acusada de haber contribuido a que se pudieran concretar los homicidios.

Ahora, los investigadores intentarán determinar, con un peritaje integral, si ella disparó o si los restos de pólvora son una eventual contaminación por haber estado en la escena del crimen.

"El resultado del peritaje no determina que la abogada haya sido quien disparó. Sí puede significar una contradicción en relación con su discurso, ya que dijo que en el momento de las dos ejecuciones ella estaba encerrada en un lavadero. A juzgar por este indicio de prueba científica, quizás haya estado en la propia escena del doble crimen. Vamos a trabajar en la reformulación de la imputación", afirmó a LA NACION una calificada fuente judicial.

Naged Ramírez había estado preso por la operación Bobinas Blancas, el intento de contrabando de 2000 kilos de cocaína ocultos en bobinas electromagnéticas de acero. Había sido procesado con prisión preventiva por el juez federal de Campana, Adrián González Charvay, pero quedó exceptuado provisionalmente del proceso luego de haber sufrido un ACV que le dejó graves problemas de salud y que le impedía, en términos legales, comprender en el proceso penal en su contra la criminalidad de sus actos. En el expediente judicial fue defendido por Bonanno.

El análisis de residuos de disparo (GSR por sus siglas en inglés, gunshot residue) fue realizado por la división científica de la Policía de la Ciudad, que pocos momentos después de conocerse el doble asesinato tomó muestras de las manos de la abogada y de las de las dos víctimas.

"Se encontraron partículas de antimonio y bario fundidas entre sí. El positivo es categórico en cuanto a que se trató de restos moleculares provocados por disparos de arma de fuego", explicó una fuente de la Policía de la Ciudad.

El especialista sostuvo que para que se tratase de una contaminación debían haberse encontrado restos de deflagración en ambas manos y solo fueron hallados en una. El resultado positivo no solo fue en las muestras tomadas a la abogada, sino también en las de John Naged.

"El resultado positivo en las muestras de Naged se trataría de una contaminación por un acto defensivo. Suponemos que levantó la mano como un acto reflejo en el momento del disparo, que se hizo poniéndole el caño del arma en la frente".

El juez González Charvay y los detectives de la División Investigación de Delitos Violentos de la Policía Federal Argentina además analizan un mensaje escrito a mano en la casa de Bonanno que decía "Rodrigo Naged Ramírez va a morir" y después se agregó la palabra "muerto".

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.