Suscriptor digital

El presidente, un fiel reflejo del país que controla desde hace 18 años

Putin, que en marzo fue reelecto hasta 2024, tomó el control de los medios y desmanteló a la oposición
Putin, que en marzo fue reelecto hasta 2024, tomó el control de los medios y desmanteló a la oposición Fuente: Reuters
Sebastián Fest
(0)
13 de junio de 2018  

MOSCÚ.- Hay lujos que se da Vladimir Putin que la inmensa mayoría de sus pares no se atreverían ni siquiera a soñar. ¿O cómo definir lo que hizo la semana pasada, cuatro horas y media de entrevista televisiva en vivo respondiendo preguntas de ciudadanos de todo el país?

Se recibieron dos millones de preguntas y contestó 73. Salió indemne, en buena parte porque la selección de temas apuntó a quitar de en medio los más incómodos, pero también porque el jefe de Estado ruso está muy confiado: viene de ganar hace tres meses las elecciones con un 76% de los votos y la oposición fue desmantelada. Ni el envenenamiento de exespías, ni la situación en Siria , ni el inesperado romance entre Donald Trump y Kim Jong-un terminan de alterarlo. Llegó incluso a hablar de una Tercera Guerra Mundial y a recordar aquella frase de Albert Einstein de que en una eventual Cuarta Guerra se peleará con piedras y palos.

Tras la figura de Putin y sus entrevistadores, las pantallas gigantes exhibían lanzamientos de misiles, estaciones espaciales y poderosas explosiones. En una entrevista similar en la Argentina, las pantallas mostrarían la factura de la luz, las cifras de la inseguridad y la inflación. La Rusia de Putin, para bien y para mal, maneja otros asuntos. Uno de ellos es provocar a Europa, y muy especialmente a Alemania.

"Una importante revista alemana escribió recientemente que Trump está arrojando a Europa a los brazos de Putin. Suena muy gracioso, porque antes decían que Rusia había influido en las elecciones presidenciales norteamericanas", ironizó el presidente.

Con todo el gobierno escuchándolo paciente y atentamente en los estudios de televisión y los gobernadores aterrorizados de que los expusiera en vivo ante la queja de algún ciudadano -cosa que, en efecto, sucedió-, Putin no deja de ser fiel reflejo del país que controla desde 2000 y que gobernará por seis años más. Si Putin es el jefe de Estado más pétreo entre todas las potencias es también porque Rusia es así, porque el país se gobierna desde una fortaleza. Eso es el Kremlin, un recinto bellísimo que alberga edificios extraordinarios, pero rodeado de un doble paredón de piedra y un foso. Una fortaleza precedida por un mausoleo en el que descansa el cuerpo momificado de un héroe nacional. Un lugar tan duro como el inquilino de larga data que lo habita.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?