Llorens es el nuevo juez de la Cámara más sensible para el poder

Llorens jura frente a Irurzun, titular de Cámara
Llorens jura frente a Irurzun, titular de Cámara Crédito: CIJ
Fue designado por Macri como camarista federal porteño
Paz Rodríguez Niell
(0)
13 de junio de 2018  

Mariano Llorens juró ayer como juez de la Cámara Federal porteña, un tribunal clave, el encargado de decidir sobre los casos de corrupción que involucran a los funcionarios nacionales.

Llorens hizo toda la carrera en los tribunales. Entró a los 18, como meritorio, y este será su primer cargo de juez. Hasta ayer era secretario del Tribunal Oral Criminal N° 26.

Le tomó juramento el presidente de la Cámara, Martín Irurzun, en el auditorio del subsuelo de Comodoro Py 2002, en un acto del que participaron casi todos los jueces de primera instancia del edificio, cuatro camaristas de la Casación, fiscales y los referentes de la Asociación de Magistrados, la más representativa de las agrupaciones de jueces.

El concurso para camarista que ganó Llorens se inició hace diez años, para cubrir la vacante que dejó la renuncia de Gabriel Cavallo. El Consejo de la Magistratura, con mayoría oficialista, incluyó el año pasado a Llorens en la terna de postulantes a ocupar el cargo y Mauricio Macri lo eligió.

De perfil bajo, Llorens era el candidato de la "mesa judicial" del Presidente. Lo apoyaba un amplio espectro de asesores: desde el ministro de Justicia, Germán Garavano, hasta el presidente de Boca y operador en las sombras, Daniel Angelici.

Hace varios años, el kirchnerismo -por entonces el bloque más poderoso del Consejo- también había considerado la posibilidad de impulsarlo para el cargo, pero no avanzó. Entonces computaban a su favor que el flamante camarista es primo de Rafael Llorens, exsubsecretario legal del Ministerio de Planificación y hombre de confianza de Julio De Vido. "Hace tiempo que no lo veo, es mi primo, el hijo del hermano de mi padre, pero no tengo contacto con él desde hace tiempo", dijo Mariano Llorens a la nacion el año pasado.

La Cámara Federal a la que ayer se incorporó es un tribunal clave porque revisa las decisiones más importantes de los doce jueces de Comodoro Py, que concentran las principales causas de corrupción.

Es un tribunal que está en pleno proceso de renovación. Tiene tres de los seis cargos todavía vacantes.

Este año, el Gobierno consiguió que dejaran la Cámara Jorge Ballestero (renunció) y Eduardo Farah (lo trasladaron), ambos muy cuestionados por el oficialismo (y acusados públicamente por el presidente Macri) por haber liberado a Cristóbal López. Ahora, el oficialismo avanza en el diseño de una nueva Cámara.

Es un tribunal formado por dos salas de tres jueces cada una. La Sala II cuenta hoy con un solo integrante: Irurzun, que tiene más de 20 años en el tribunal y es su presidente. Es el autor de la "doctrina Irurzun", que sirvió de fundamento para muchas de las prisiones preventivas de exfuncionarios kirchneristas dispuestas en los últimos tiempos. La Sala I, a la que ayer se incorporó Llorens, tenía también un único integrante: Leopoldo Bruglia. Él no había concursado para este cargo, era juez de un tribunal oral federal. Su traslado definitivo a Comodoro Py lo firmó Macri hace dos meses.

Bruglia (de licencia) no estuvo en la jura de ayer. En el estrado, junto con Llorens, estaban Irurzun, que le tomó juramento; la consejera de la Magistratura Adriana Donato, y los jueces de la Cámara de Casación -máximo tribunal penal- Mariano Borinsky, Ángela Ledesma, Eduardo Riggi y Gustavo Hornos.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.