Willy Caballero íntimo: su hermana arquera, la rutina de pilates y no perder para "no pagar" en el parchís

Caballero, en plena rutina de entrenamiento
Caballero, en plena rutina de entrenamiento Fuente: LA NACION - Crédito: Aníbal Greco
Andrés Eliceche
(0)
12 de junio de 2018  • 23:59

BRONNITSY, Rusia.- Cuenta que Santa Elena vive una pequeña revolución que se concentra en la cuadra de su casa: hay expectativa porque el más famoso del pueblo jugará un Mundial . Y entonces, las radios locales, pero también los que lo conocieron de chico en Santa Marta, su primer club, quieren pasar a saludar al hijo y sobrino de arqueros: los Caballero son marca registrada bajo los tres palos. Willy no es el único de esta generación que siguió el mandato: Gabriela, su hermana psicóloga, ataja en un equipo de la UBA, en Buenos Aires. Ella y su papá estarán el sábado en Moscú para celebrar el debut en un Mundial de este entrerriano sensible.

¿Con quién intercambiaría su camiseta en este mundial Willy Caballero?

0:51
Video

No serán los únicos, claro. También estará Lucía, su mujer, y Guillermina y Aitana, las mini Caballero. "Guille está con la cabeza a mil porque rinde exámenes en su escuela, en Londres, pero a la vez se le despertó el amor por el fútbol, y con el papá en un Mundial, imaginate. Aitana no entiende nada, no sabe a qué vendrá a Rusia, pero vendrá", sonríe. Sabe que con la mirada las buscará en la tribuna cuando entre a hacer el calentamiento, como cada vez. Pero como nunca.

Feliz de abrazarlas de nuevo [R]@guillerminacaba @luliaraya

Una publicación compartida de Willy Caballero (@willycaba) el

Si Sergio Goycochea lo marcó de pequeño, de quien más aprendió, dice, fue de Oscar Córdoba, al que conoció en sus primeros años en Boca, cuando él todavía era un chico tímido que no terminaba de creer en sus condiciones. Fue un largo camino que recorrió para que su autoestima creciera, en parte acompañado por una psicóloga de Boca. El subidón lo fue llevando hasta su admirado fútbol inglés, después de años en el ascenso español (con Elche) y una consagración a la vista de Europa en la Champions League que protagonizó con Málaga. En Manchester City lo recibió Manuel Pellegrini y lo hizo crecer Pep Guardiola, un obsesivo que lo impulsó a mejorar su control y juego con los pies. De eso también se nutrió Jorge Sampaoli : si Caballero atajará el sábado no es solo por su templanza, sus manos y su integración natural al grupo: para el cuerpo técnico, es el mejor de los tres arqueros para iniciar las jugadas.

Salió parchís

Una publicación compartida de Willy Caballero (@willycaba) el

Un especialista del "parchís"

Como la mayoría de los jugadores de este plantel, "Willy" tiene su rutina de relajación: en su caso, practicar pilates o yoga, una de las cosas que incorporó en el llamado entrenamiento invisible. Si ayuda a mejorar su postura corporal, como en este caso, se anima y lo toma. En los tiempos vacíos se prende a jugar al parchís -exageran cuando dicen que es el mejor de los 23-, la moda en los desplazamientos de la selección y también en la vida diaria en el complejo del Bronnitsy Trainig Centre: la actividad, igual que el truco, acorta distancias, relaciona, junta gente. "A veces se gana, a veces se pierde, pero lo importante es no pagar, jeje. Sirve para conocernos más, y para no estar todo el día en la habitación", valora.

Willy Caballero recuerda el trabajo junto a José Pekerman

1:03
Video

Si mira para atrás ve a José Pekerman, un motor de tantas generaciones de chicos, como la que él integró en el título mundial Sub 20 de 2001: "José siempre fue paciente para soportar las crisis de chicos tan jóvenes como los que integran una selección juvenil, sabía llevarnos", lo elogia. ¿Y si mira para adelante, qué ve? "Lo más importante acá es arrancar bien, tomar carrera y llegar lejos, pero no sirve de nada poner el foco más allá del debut. Eso sí, los pasajes para volver a la Argentina están para el veintipico de julio recién...".

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.