Daniel Cerezo: "La gente se desvive por una gran carrera y se olvida de tener una vida"

Daniel Cerezo, fundador de Creer Hacer
Daniel Cerezo, fundador de Creer Hacer Fuente: LA NACION
El fundador de Creer Hacer se refirió a la importancia de ser felices en el trabajo
Sofía Terrile
(0)
13 de junio de 2018  

El exgerente de Felicidad de la marca de alpargatas Páez y fundador de la organización Creer Hacer, Daniel Cerezo, abrió el Summit de Recursos Humanos de LA NACION con una pregunta: "¿Por qué hay que ser felices en el trabajo?" Y si bien es un interrogante que parece obvio, el gurú dijo que mucha gente se desvive por una carrera y se olvida de tener una vida. "Venimos de una cultura donde el éxito pasa por el tener y, para mí, la riqueza no pasa por ahí, sino por el compartir", aseguró.

"Hay gente que se desvive por tener una buena carrera y cuando le preguntan quién es, responde que es ?el gerente de Marketing' o ?la responsable de Recursos Humanos'. A esa persona, el día que la sacan de su puesto, ¿deja de ser?", cuestionó Cerezo, quien dijo que sus orígenes en la villa hicieron que se preguntara temprano por su identidad.

"Una de la cosas que viví en esa infancia compleja fue encontrarle el sentido a la vida. Yo me preguntaba, ¿esto es lo que yo soy? ¿Una persona pobre y en un contexto pobre? ¿Una persona dispuesta a terminar en una situación compleja? O yo soy Daniel Cerezo, el quinto de seis hermanos que de muy chico empecé a encontrarle un sentido a mi vida que no tenía que ver con mi contexto, sino con reconocer ese lugar y ver que podía cambiar desde ahí", añadió desde el escenario, descalzo y con mate en mano.

Sin embargo, cuando lo contactaron de Páez tuvo que enfrentarse con sus propios prejuicios. "Después de trabajar en muchos barrios, en 2010 conocí a un CEO de una compañía que me dice: ?¿Por qué no venís a trabajar conmigo?' A lo que respondí: ?¿Estás loco? Con gente garca como vos yo no trabajo'. ?Vos tenés un prejuicio', me dijo, y ahí me di cuenta de que era una pobreza ser prejuicioso. Yo me había criado en un mundo con dos mundos paralelos", relató.

"Me dijo que quería que fuera el gerente de RR.HH. y me acuerdo de haber ido con todos los del management y preguntar: ?¿Estamos en un instituto de inglés acá?' No estaba de acuerdo ni siquiera con el nombre, porque los humanos no son recursos, son personas. De última, el área se debería llamar humanidades o ser humano. Ese ser tiene que ver con muchas cosas que nosotros planteamos y hay que volver a trabajar con la persona, volver a encontrar la base, para qué hago lo que hago", agregó.

Cerezo dijo que esa gente que se desvive por tener una gran carrera profesional se olvida de tener "una gran carrera de vida". Siguió: "Creemos que el éxito pasa por el tener: más ropa, mejor casa, mejor auto. Venimos de una cultura donde el éxito pasa por el tener. La riqueza no pasa por ahí, para mí pasa por el compartir, cuando yo comparto tiempo con mis hijos, amigos, vecinos, compañeros de trabajo, y en ese compartir es cuando me enriquezco".

Para cerrar, respondió la pregunta que le dio título a su presentación y dijo que las organizaciones tienen que trabajar sobre el bienestar y la felicidad de las personas que trabajan allí, "porque el 85% de las personas a nivel global no se sienten comprometidas con su ámbito laboral". Para empezar, dijo el fundador de Creer Hacer, podría hablarse menos de "recursos humanos" y más de "humanidades".

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.