Islandia, lejos del fervor mundialista, pero con la comodidad de la intimidad y dos chefs que cuidan la alimentación

Una panorámica desde el complejo
Una panorámica desde el complejo Fuente: LA NACION - Crédito: Santiago Filipuzzi
Tomás Bence
(0)
13 de junio de 2018  • 11:00

GELENDZHIK, Islandia.- A poco más de un día para que comience el Mundial Rusia 2018, en donde tiene su búnker Islandia, el primer rival de la Argentina en la Copa del Mundo, el clima que se vive dista mucho del que hay en ciudades más grandes. Claro, es que en Gelendzhik no se jugará ningún partido. La más cercana es Sochi, a 180 kilómetros de aquí. El fervor mundialista, aquí, no está.

Ni siquiera la llegada de Suecia encendió un poco más el espíritu de quienes viven aquí. Sí están pendientes del Mundial, pero algunos ni siquiera tienen claro cuándo comenzará, o cuáles son las selecciones que están albergando aquí. Basta solo con prestar atención alrededor, observar banderas o las paradas de colectivos. Dependiendo en qué lado de la ciudad uno se pare, serán suecas o islandesas, teniendo en cuenta la cercanía con el hotel de cada selección.

En el pasado quedó el eufórico recibimiento que le dieron a Islandia, el fin de semana pasado. Fueron cerca de 700 personas las que presenciaron el entrenamiento abierto que el equipo vikingo realizó en esta ciudad. Pero pasaron los días, el partido con la Argentina está más cerca y las puertas se fueron cerrando. Ni siquiera como sucede en Bronnitsy, donde algunos simpatizantes se acercan con banderas al predio donde están alojados Messi y el plantel argentino. Aquí, los días de práctica no se ve ni un solo hincha, ni siquiera algún local curioso.

El predio donde se entrena Islandia, desde las alturas
El predio donde se entrena Islandia, desde las alturas Fuente: LA NACION - Crédito: Santiago Filipuzzi

La tranquilidad de la ciudad es el refugio perfecto para esta selección de Islandia que elige, por ejemplo, pasar el día libre en el hotel. Este miércoles no se entrenarán y las facilidades del lujoso complejo en el que están les permite disfrutar de la mejor manera. Es más: con la gran delegación que acompaña al plantel, cuentan con dos chefs. Uno viajó desde Islandia, el otro es ruso y fue contratado para el Mundial. El objetivo es estar alimentados lo mejor posible. Por eso, ellos trabajan por fuera del equipo, brindando las mayores facilidades y, por qué no, cumpliendo con algunos pedidos especiales.

No se los ve cerca del equipo ni en los días de entrenamiento. Están en el hotel, donde pasan la mayor parte del tiempo. Uno es Hinrik Ingi Gudbjargarson. Es quien viaja con el plantel. Por ejemplo, saldrá antes que el equipo a Moscú, así cuando el plantel llegue para jugar con la Argentina ya todo esté en condiciones. El otro es Kirill Dom Ter-Martirosov, quien se queda en Gelendzhik para cuando el equipo regrese.

Sin el fervor otras ciudades, Gelendzhik aloja a dos selecciones: Islandia y Suecia; en las calles, la gente todavía no siente el Mundial
Sin el fervor otras ciudades, Gelendzhik aloja a dos selecciones: Islandia y Suecia; en las calles, la gente todavía no siente el Mundial Fuente: LA NACION - Crédito: Santiago Filipuzzi

Así como se espera una multitud de hinchas argentinos en Rusia, varios ya instalados sobre todo en Moscú, donde será el primer partido, Islandia también espera una buena cantidad de público. Según le contaron a LA NACION dirigentes de la Federación, son entre 8000 y 10.000 personas las que viajarían a Rusia para los partidos.

"Esperamos que el primero, ante Argentina, tenga la mayor cantidad de público. Nos hubiese gustado que haya más gente, como fue la Eurocopa 2016 en Francia. Pero las distancias hasta aquí complican un poco más las cosas", le dijo a LA NACION Guðni Bergsson, presidente de la Federación Islandesa de Fútbol.

Agregó también, que en su país se vendieron paquetes completos a Rusia, como sucedió en la Argentina. Desde Reikiavik prepararon vuelos directos para las tres sedes en donde jugará Islandia: Moscú (con Argentina), Volgogrado (Nigeria) y Rostov del Don (Croacia). "No esperábamos que vengan hasta Gelendzhik, sabíamos que irían directo a las ciudades de los partidos. Esperemos que hagan un poco de ruido", agregó Bergsson.

Sobre la bahía, a orillas del mar Negro, Islandia tiene su lujoso búnker
Sobre la bahía, a orillas del mar Negro, Islandia tiene su lujoso búnker Fuente: LA NACION - Crédito: Santiago Filipuzzi

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.