Los 82 jugadores que nacieron en un país, pero en el Mundial Rusia 2018 jugarán para otra selección

Fuente: LA NACION
Claudio Mauri
(0)
13 de junio de 2018  • 23:59

SOCHI.- Si todos los futbolistas hubieran seguido el precepto de representar únicamente al país en el que nacieron, la composición de los planteles que están en el Mundial habría sido bastante diferente. A tal punto que 82 jugadores podrían haber estado en otra selección o directamente en ninguna porque quizá en su nación de origen no habrían encontrado lugar. Se sabe que el lugar de nacimiento no necesariamente indica patria, identidad, arraigo. Muchas veces solo es el punto de partida para luego desarrollar un proyecto de vida en otra geografía que se termina adoptando como propia.

Por ejemplo, Fernando Muslera , que va por su tercer mundial atajando por Uruguay , vino al mundo circunstancialmente en Buenos Aires, donde sus padres se encontraban trabajando temporalmente. Los progenitores estaban tan convencidos de que su hijo sería un charrúa de pura cepa que lo bautizaron Fernando en reconocimiento a Morena, uno de los grandes goleadores de Peñarol.

Gonzalo Higuaín tiene partida de nacimiento en Brest, donde su padre Jorge Nicolás se encontraba jugando. En la época de juveniles, el N° 9 de Juventus dudó de aceptar una convocatoria de la Argentina. De hecho, no fue al Mundial Sub 20 de 2007, el último obtenido por nuestro país, con la generación de Romero , Mercado , Fazio , Banega y Di María . Públicamente quedó que Pipita no fue por una autorización de la AFA tras un pedido de Real Madrid, que había comprado su pase, pero subyacía cierta reticencia del delantero a ponerse la camiseta argentina ante la posibilidad de vestir la de Francia. Años después quedó en claro cuál fue la elección de Higuaín. De haberse decantado por Francia, en los últimos tres mundiales -en los que participó él- tendría que haber peleado por un puesto con Cissé, Henry, Gignac, Benzema, Giroud y Griezmann.

La nacionalidad de los 82 jugadores que representarán a otro país
La nacionalidad de los 82 jugadores que representarán a otro país

Francia es un caso particular entre los futbolistas que cambian de bandera en este Mundial. Treinta nacidos en suelo galo lo hacen por otros países, fundamentalmente en Túnez (9), Marruecos (9) y Senegal (8). Acá influye mucho la inmigración en Francia de sus excolonias. Varios de esos jugadores son segunda generación de padres tunecinos, marroquíes y senegaleses que se asentaron en Francia en busca de mejores condiciones de vida. Franceses de nacimiento, eligen la nación de sus progenitores. También es una cuestión de expectativas deportivas: se les abren puertas para llegar a un Mundial que por la vía de Francia estarían mucho más restringidas.

A su vez, Francia tiene tres extraterritoriales: el zaguero Umtiti (Camerún), el delantero Lemar -reciente incorporación del Atlético de Madrid- (Guadalupe) y el arquero Mandanda (Congo).

Países que no se clasificaron al Mundial tienen nativos en Rusia. Por Italia está el volante Thiago Alcántara (España), que nació en San Pietro Vernotico, cuando su padre Mazinho (campeón mundial en 1994) jugaba en Lecce. Los demás son Angola (1), Cabo Verde (2), Estados Unidos (1), Camerún (4), Guadalupe (1), Congo (1), Kosovo (2), Costa de Marfil (1), Macedonia (1), Bosnia (4), Austria (1), Jamaica (1), Holanda (6), Uganda (1), Canadá (1) y Nicaragua (1).

Marruecos, con 17, es el que atrajo más foráneos. En la historia, la Argentina tiene jugadores nativos que fueron campeones con otra camiseta nacional. Luis Monti y Atilio Demaría, subcampeones en Uruguay 1930, se coronaron en Italia 1934 y 1938 con la Azzurra. Mauro Camoranesi también dio la vuelta olímpica con la Nazionale en 2006, aunque nunca se había calzado la celeste y blanca. Dos grandes talentos surgidos de nuestros potreros disputaron mundiales bajo otra bandera: Alfredo Di Stéfano, con España en 1962, y Enrique Omar Sívori, integrante de la célebre delantera argentina en el Sudamericano de 1957, con Italia en 1962.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.