La historia detrás de Pelota de Papel 2, el libro de cuentos solidario escrito por futbolistas

Gigliotti firma un ejemplar de Pelota de Papel 2, bajo la atenta mirada de un pequeño fanático
Gigliotti firma un ejemplar de Pelota de Papel 2, bajo la atenta mirada de un pequeño fanático Crédito: Nadia Petrizzo / Prensa Pelota de Papel
Pablo Lisotto
(0)
14 de junio de 2018  • 11:44

Si hubiera que resumir en una sola palabra qué es Pelota de Papel, lo más sencillo sería decir que es un libro. Pero eso sería escaso. Ocultaría demasiada información. Pelota de Papel es muchísimo más que eso. Que los autores sean futbolistas es un pretexto. Una excusa. Un anzuelo. Y de eso se trata: de que gracias al rol protagónico que los autores tienen, o tuvieron, dentro de un campo de juego, chicos y grandes se acerquen a la lectura.

Cada cuento tiene su prólogo, a cargo de un periodista o escritor, y a su vez su ilustración personalizada. Y todos los participantes de Pelota de Papel (en su segundo libro, casi 150 personas) cedieron sus derechos para que el 100 por ciento de las ganancias sea a beneficio de distintas fundaciones. En el caso del primer libro (que fue declarado "De interés cultural y social" por la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires y recibió, además, una de las estatuillas anuales que otorga la organización Cilsa a proyectos que se ocupan de contribuir a mejorar la vida de sectores en vulnerabilidad social), las elegidas fueron la Fundación Sí en la Argentina y la Fundación Pro Derecho en Uruguay. Se llevan vendidos más de 25.000 ejemplares y ya se recaudaron cerca de 1.000.000 de pesos.

En las páginas de Pelota de Papel 2 está Fernando Gago , autor de Resiliencia, que comparte los sentimientos que lo atravesaron cuando se rompió por segunda vez su tendón de Aquiles izquierdo y analizó retirarse del fútbol, para resurgir con más fuerza que antes. Tira paredes con Javier Saviola , autor de Mi Gran Maestro, donde abre su corazón para contar sus primeros días en Barcelona, mientras su padre dejaba este mundo en Buenos Aires. La despeja con su cabeza enrulada Fabricio Coloccini , que en Nuestro Ídolo exhibe su admiración por el amigo que no llegó a primera, e igual es campeón del mundo de la vida. Juega con Santiago Ladino, creador de los desopilantes 12 Mandamientos de un número 4 en la Argentina. José Chatruc detalla en Yo llegué a Primera justamente eso, con un texto de esos que también vienen con la voz del autor impregnada. Si hasta Aldo Pedro Poy hace Justicia Poética y comparte un extraordinario sueño en el que su histórico gol de palomita a Newell's lo convierte otro rosarino queridísimo, como el Negro Fontanarrosa. Y hay muchas historias más. En total, 41.

Suele decirse que lo imposible solo tarda un poco más. Que cuando alguien sueña con ganas y empeño, tarde o temprano los convierte en realidad. Y eso logró este libro. "Un día tuvimos un sueño", dice en el prólogo el exfutbolista Sebastián Domínguez , uno de los ideólogos, junto con el entrenador Mariano Soso y los futbolistas uruguayos Agustín Lucas y Jorge Cazulo. El sueño, hoy, es palpable y tiene olor a tinta.

El libro como excusa, como puente, como llave. Capaz de ser utilizado para dar charlas. Para encontrarse con chicos en pensiones, escuelas, hospitales, cárceles, institutos de menores, villas, ferias y clubes de barrio. Como si fuera un gran fogón, Pelota de Papel reúne a su alrededor a autores y a oyentes de todas las edades.

¿Cuál es la historia detrás de este éxito literario y solidario? Lo explica el periodista Juanky Jurado, productor general de esta idea: "El fin es que una sociedad donde a los chicos, y a algunos grandes, les cuesta cada vez más leer, se utilice la herramienta del fútbol justamente para que se acerquen a la lectura. Con que un solo chico lea gracias a este libro, el objetivo está cumplido". Y agrega: "Se me ocurrió el nombre Pelota de Papel, porque me retrotrae a la pelota de la escuela, que es donde uno aprende a escribir, a leer, a dibujar. Y tiene que ver con lo que tiene este libro: escribir, leer y dibujar."

Parte del gran equipo detrás de Pelota de Papel 2, durante la presentación en la Feria del Libro
Parte del gran equipo detrás de Pelota de Papel 2, durante la presentación en la Feria del Libro Crédito: Nadia Petrizzo / Prensa Pelota de Papel

"Cuando me propusieron formar parte no lo dudé. Me di cuenta que yo tenía varias experiencias para compartir", le comparte a LA NACIÓN Emmanuel Gigliotti , autor de Así cantaba Gardel y centrodelantero de Independiente.

"Lo que más me entusiasmó fue que seamos futbolistas los que escribimos y que fuera con fines solidarios", destaca Roberto Bonano, autor de Yo sé lo que te digo y exarquero de River y de la selección argentina. "Y además sirve para derribar esas barreras de que el fútbol, la cultura y la literatura no pueden ir de la mano. Nada que ver: se potencian", agrega.

Gustavo Lombardi, creador de Ausencia, campeón del mundo sub 20 en Qatar 1995 y periodista, le confiesa a LA NACIÓN: "Al principio no quería participar. Sentía que no estaba a la altura. Pero es un proyecto que cuanto más lo conozco, más me alegra haberme decidido a formar parte. Siento que es una flecha lanzada que no se detiene".

Evelina Cabrera , autora de A Escondidas, ex futbolista y presidente de la Asociación Femenina del Fútbol Argentino, reconoce: "Cada vez que voy a un lugar y tengo que leer mi cuento, no lo puedo hacer porque me genera mucha emoción, y no quiero arruinar la lectura lagrimeando. Pero es una linda sensación poder descargar en un texto toda lo que una sintió durante tantos años."

"Se cree que el mundo del fútbol es egoísta e individualista, y no es así. A pesar de que es un ambiente en el cual hay mucho dinero de por medio, el futbolista tiene una noción colectiva que en muchos otros deportes no los ves. Y Pelota de Papel demuestra que el fútbol tiene esos valores", pondera Juan Herbella, ex futbolista, médico, periodista y uno de los prologuistas del nuevo libro.

"Esto no es solamente un libro, sino que es un movimiento colectivo. Ayudamos a otros, pero también nos ayudamos entre nosotros. Porque es una posibilidad más de aportar, de dar. De devolver cosas que se nos ha dado", expone Bonano.

Gigliotti analiza: "Tal vez, lo más emocionante es terminar de darse cuenta que compartiendo estas cosas tan personales podés generar muchos cambios en el que te lee. Y que eso a su vez termina siendo algo positivo, porque puede contribuir a mejorar nuestra sociedad."

Ariel Scher, editor del proyecto junto a Paula Rodríguez, le resume a LA NACIÓN: "Pelota de Papel es una aventura colectiva. Un sueño contra los prejuicios. Una colección de grandes experiencias narrativas en la que todos mostramos que dentro de una persona caben muchas posibilidades de ser y muchas posibilidades de expresarse. Y me parece que eso es lo esencial. Un camino que demuestra que la literatura y el fútbol son dos juegos, y que esos juegos pueden jugar un juego juntos."

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.