Los oportunistas: un amague a la risa fácil y una sátira al registro costumbrista

Los oportunistas - Fuente: YouTube

1:56
Video
Paula Vázquez Prieto
(0)
14 de junio de 2018  

Los oportunistas (Italia, 2017) / Dirección: Paolo Genovese / Guión: Paolo Genovese e Isabel Aguilar (sobre una historia de Christopher Kubasik) / Fotografía: Fabrizio Lucci / Edición: Consuelo Catucci / Elenco: Valerio Mastandrea, Alba Rohrwacher, Marco Giallini / Duración: 105 minutos / Calificación: apta mayores de 18 años / Nuestra opinión: buena

Paolo Genovese, alma creativa detrás del boom de Perfectos desconocidos, ha decidido profundizar su observación sobre las oscuridades morales de nuestra sociedad desde una perspectiva más solemne que lúdica. Si allí intentaba hilvanar los escombros de las grandes sátiras de la comedia italiana de la edad de oro con algo del cinismo contemporáneo, aquí asume el espíritu fáustico que tanta grandeza le ha dado al cine con el mismo propósito. La cita ya no responde a la invocación que había imaginado el célebre Murnau en su audaz e inolvidable adaptación de Goethe, sino a los mundanos escenarios de una cafetería llamada The Place. Allí sumergido en la música de la rocola y con un café de por medio, un hombre celebra encuentros con diversos asistentes con los que intercambia deseos y anhelos por inquietantes exigencias. Genovese no ofrece demasiada carnadura a ningún personaje, todos responden a un esquema global que deja en claro la alegoría. Los que trascienden esa forma calculada del guion lo consiguen gracias a las interpretaciones: Alba Rohrwacher teje los mejores matices para su monja y Valerio Mastrandrea da a su eco de Mefisto una áspera humanidad. Despojada de toda grandeza fantástica, Los oportunistas se afirma demasiado en la convicción de su propio ingenio y si bien consigue equilibrio narrativo sin destellos de puesta en escena deja entrever demasiado su armado cuanto más anhela sublimarlo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.