Suscriptor digital

Albacete deja recuerdos imborrables

Jorge Búsico
Jorge Búsico PARA LA NACION
Patricio Albacete fue uno de los emblemas de los Pumas
Patricio Albacete fue uno de los emblemas de los Pumas
(0)
13 de junio de 2018  • 23:59

Esta primera mitad del año rugbístico ha estado marcada por los retiros. Hasta los hubo involuntarios, como el reciente de Juan Cruz González, el talentoso back de CUBA que en sus sueños imaginaba alcanzar lo que en varios momentos de sus carreras lograron tres glorias Pumas que dijeron "hasta aquí llegué" en los últimos meses. Primero fue Juan Martín Hernández, forzado por una lesión; luego, Juan Fernández Lobbe y, ahora, Patricio Albacete. Con estos tres últimos se fue la última gran parte de aquel grupo irrepetible del Bronce de 2007, del que sólo quedan activos Juan Leguizamón, en el seleccionado y Jaguares, y Horacio Agulla, en Hindú.

Hoy toca escribir de Pato Albacete, quizá uno de los mejores segundas líneas que dieron los Pumas en toda su historia y, junto a Fernández Lobbe, el jugador argentino que más títulos logró en Europa. El gigante de 2 metros y 115 kilos nacido en el club Manuel Belgrano consiguió con el Toulouse francés tres campeonatos del Top 14 y una Copa de Europa. Disputó tres Copas del Mundo (2003, 2007 y 2011) y lució la celeste y blanca en 57 test. Fue un líder en la dura transición post 2007 y, sobre todo, cuando la UAR decidió ingresar al Rugby Championship, y eso, principalmente, le costó quedar abruptamente separado del seleccionado en 2013, cuando todavía estaba en un alto nivel .

No se puede eludir cuando se repasa la carrera de Albacete lo que le significó su enfrentamiento primero con la dirigencia, cuya cara visible y de decisión era Agustín Pichot, a quien Albacete había apoyado en los enfrentamientos con los dirigentes en 2006, y luego con el entrenador Daniel Hourcade, quien fue el que tomó la decisión de no convocarlo más después de una situación irreversible y en la que Albacete lo trató de mentiroso en una entrevista concedida en la nacion. Pero los reclamos de Albacete por mejoras en la preparación y en la atención a los jugadores que venían del Interior, databan de la época en la que el coach era Santiago Phelan, un tiempo de fuertes internas dentro del equipo.

El caso de Albacete fue un pésimo antecedente -ni siquiera lo suspendieron; lo borraron de un día para el otro para siempre- que dejó el poder de la UAR, ya que también resultaron separados, con el tiempo, otros jugadores que lo apoyaban y que son amigos del segunda línea. De hecho, en su duro comunicado de despedida, el Pato no menciona a Hourcade, y sí a "dirigentes y algunos ex jugadores, que se sienten dueños del equipo y pretenden seguir controlando las estructuras desde fuera del campo de juego, casi siempre en beneficio personal y en detrimento del grupo o conjunto".

Pero así como no se puede soslayar estos episodios, tampoco se puede centrar lo que significó Albacete sólo en lo que transcurrió entre 2012 y 2013. Quedará su estupenda actuación en 2007 -jugó todos los minutos; los 80 de los 7 partidos-; esa imagen de querer agarrar la pelota con los dientes en un ruck en el encuentro inaugural con Francia (locura in extremis, como lo marca la historia Puma) y esa pelota que pescó en medio del frío y la lluvia en la noche de Wellington, que después de una patriada de Felipe Contepomi concluyó en la genialidad de try de Lucas González Amorosino. Poco se recuerda en ese try dónde empezó todo: en Pato recuperando una pelota que era de los escoceses con el marcador y el reloj en contra.

Tras Australia 2003, en el cual con apenas 22 años -nació el 9 de febrero de 1981- Marcelo Loffreda lo puso de titular en el test inaugural con los Wallabies, se marchó a Francia. Primero a Colomiers, luego al Pau y en 2006 revolucionó al Toulouse, con el que ganó todo. Terminó la última temporada en el Racing de París compartiendo el line con su amigo Manuel Carizza.

Se instalará ahora en Buenos Aires, al frente de una sociedad de comercio exterior. Está culminando un Master en Francia y aquí se dedicará a su empresa y a otros negocios. Y en el horizonte está, claro, entrenar a la Primera de Manuel Belgrano, el club que es su lugar en el mundo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?