Egos, mentiras y dinero

Sebastián Fest
Sebastián Fest LA NACION
(0)
13 de junio de 2018  • 23:59

MOSCÚ.- Egos, mentiras y dinero. La bomba del escándalo de España mantiene la mecha encendida. ¿Perdedora? La selección española. ¿Ganador? El ego de Florentino Pérez, aunque su imagen empeorase más aún para un porcentaje importante de españoles. ¿Empate? El de Luis Rubiales, que mantuvo la dignidad de la federación que preside, pero se distanció de jugadores clave del equipo.

El Portugal de Cristiano Ronaldo no sabe qué España se encontrará mañana. ¿Una jaula de grillos o un grupo de hombres armando equipo? El disparador del esperpento fue Mauricio Pochettino, según fuentes cercanas al escándalo que revelaron nuevos detalles del culebrón a LA NACION: si el argentino le hubiera dado el "sí" a Pérez, la selección española no habría pasado el papelón de despedir a su técnico a 48 horas de debutar en Rusia 2018.

Historias similares se han dado con equipos africanos en algún que otro Mundial en el pasado, pero nunca con una campeona del mundo. Confirmado el "no" del técnico del Tottenham, el presidente del Real Madrid activó su "Plan B", Julen Lopetegui. Habló el lunes con él y cerró al día siguiente un acuerdo definible como el "doble tres": tres temporadas y el triple de dinero de lo que cobraba como seleccionador.

¿Rubiales se enteró por la prensa? Mentira: el problema fue que Lopetegui no se atrevió a decirle a su jefe que se iba al Real Madrid tras haber renovado hasta 2020 como entrenador de España. Fue entonces Florentino el que habló con el presidente de la federación española para comunicarle que pagaría la correspondiente cláusula de multa tras el Mundial. La reacción de Rubiales fue volcánica: llenó de insultos a Pérez. Vengativo, el presidente blanco ordenó que se publicara de inmediato en la web del club que Lopetegui sería el nuevo técnico. Rubiales tenía, a esta altura, el estómago roto.

Sergio Ramos, Gerard Piqué, Andrés Iniesta y el arquero Pepe Reina llegaron a pensar en un motín contra el presidente. Dieron marcha atrás al comprobar que estaba decidido a ejercer su autoridad hasta el final. Y Florentino, cacheteado con la renuncia de Zinedine Zidane, terminó festejando: no pagará multa por contratar a Lopetegui y contará antes de lo previsto con el técnico más insólito de la historia de los Mundiales. Que ni Piqué, ni Iniesta, ni Ramos se lleven bien con Fernando Hierro, nuevo seleccionador, puede ser sólo un detalle. O no.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.