Banderazos y la letra del nuevo hit "Vinimos todos juntos a Rusia a alentar a Argentina": los hinchas tomaron las calles de Moscú

Fuente: LA NACION
Juan Manuel Ferreyra Suescun
(0)
14 de junio de 2018  • 07:00

MOSCU.- En las horas previas a que Luzhniki de Moscú alumbre al planeta con la magia del ansiado Mundial Rusia 2018 , la fiesta se palpitó y se replicó con fervorosa presencia argentina copando la Plaza Roja y principalmente en la calle peatonal Nikolskaya St, una de las más bellas de la capital rusa por la iluminación aérea con variados objetos colgantes.

De hecho, la masividad trastocó algunas normativas vigentes en Rusia, aunque pareciera que el gobierno de Putin no quiere dejar detalle alguno librado al azar y en la jornada de ayer, víspera de la inauguración, demoró a varios simpatizantes que consumían alcohol en la vía pública.

El sábado pasado, con pocos hinchas que habían arribado a la capital, había controles minuciosos en la Plaza Roja y la zona próxima al Kremlin para impedir despliegues de banderas ante los símbolos nacionales del dueño de casa. El domingo, esa zona central cambió el color, con juntadas de hinchas latinoamericanos que le pusieron brillo y despertaron simpatía, con cánticos saltando en rondas y provocando el interés de rusos y otros visitantes que no suelen vivir tan apasionadamente el fútbol. Pareciera que tomarse una fotografía con una bandera ajena a la del país propio consiste en un valorable recuerdo que muchos transeúntes solicitan con amabilidad.

Más allá de la flexibilidad por el Mundial, la policía ya demoró a varios simpatizantes que consumían alcohol en la vía pública.

Ya desde el lunes, la Nikolskaya St. se transformó en el epicentro de reuniones por países, con los colores instauradores de una identidad. Dos supermercados, uno en el medio de la recta y otro a la vuelta de la esquina, aumentaron potencialmente sus ventas, principalmente de cervezas, y el habitual silencio de la peatonal convocó gritos y desbordó pasiones en un clásico canto sagrado a las camisetas. Iraníes y marroquíes, por un lado, palpitaban el cruce entre sí que tendrán por el grupo B.

Argentinos y brasileños, por otro sector, animaron un verdadero clásico. El "Brasil, decime qué se siente." volvió a resonar como en 2014, como así también gastadas a los siete goles que la verde amarela sufrió ante Alemania en una paliza histórica que aún conserva huellas, o el "Maradona es más grande que Pelé". Del otro lado, los brasileños respondían apuntando a la falta de coraje de Messi en finales o su nula cosecha de campeonatos con la selección mayor, al grito "Pentacampeão", para recordar con firmeza quiénes son los más ganadores de la historia, y el tributo inolvidable al Rey Pelé, con dos títulos mundiales más que Maradona. Más allá de la eterna rivalidad, todo ocurrió en un clima ameno.

Y más entrada la noche, se instaló un canto unísono, novedoso, que fue encontrando forma en las redes sociales, se viralizó por Youtube y tuvo algunos retoques en la letra. Al ritmo del tema Imposible de Callejeros, uno de los grupos con los cuales se identifica el entrenador de la selección Jorge Sampaoli, la canción hace mención a las Islas Malvinas, alude a los "brazucas", a los que se sigue tratando de "hijos" desde aquel inolvidable choque eliminatorio en Italia 1990, y apuntala la pasión argentina. "Vinimos todos juntos a Rusia a alentar a Argentina", comienza el nuevo hit, que se presentó en un asado entre amigos en Córdoba y que está llamado a ser el tema argentino del Mundial 2018.

Colgar banderas e intercambiar visiones

Al principio, las recomendaciones de no generar tensiones ni provocaciones fueron oídas por los simpatizantes argentinos. Pero el propio corazón, el redoblante, un líder que marcara el camino sonoro y la complicidad innata del resto de los seguidores albicelestes para expresar identidad en colores y voces, trastocaron el habitual ambiente silencioso de la peatonal.

Un hincha de Sarmiento de Junín fue uno de los primeros que se animó a colgar la bandera y, tal como contó entre risas, justo al lado se instaló la tucumana de San Martín, equipo verdugo del club verde en la última final por el ascenso a la Superliga Argentina. Pero hoy, tal como se vio cordialidad en aquella oportunidad, los colores que unifican son el celeste y el blanco.

Desde Río Cuarto apareció una hermosa silueta de Paulo Dybala, uno de los dos cordobeses en la lista de 23, en tanto que la imagen de Lionel Messi es venerada como un Dios. Por quienes diseñaron la bandera, por millones de argentinos y por los aficionados de todo el mundo que recorren las calles y elogian al crack rosarino. "Rusia no tiene un buen equipo, así que espero que, por Messi, Argentina salga campeón", comentaban Dmitri, Svetlana y Nika -apodo de Verónica-, de origen ruso pero con una mejilla pintada con los tres colores locales y la otra con la tonalidad albiceleste.

"Ojalá lleguemos a semifinales. Va a ser duro octavos con Portugal o España, pero esperemos hacer un buen Mundial, callados, como somos los uruguayos", tiraba un hincha con casaca de Peñarol que se aprestaba a viajar hasta la lejana Ekaterimburgo. "Argentina tiene un estilo de juego que lo hace candidato", agregaba el muchacho, que ya ha presenciado Corea-Japón 2002.

Cientos de peruanos también palpitan la competencia. "Seremos la sorpresa y saldremos primeros, así evitamos a Argentina, que andará muy bien", apuntaba un seguidor del conjunto guiado por Ricardo Gareca. "Es un ídolo. Dos años sin perder, es una locura. Lo queremos de presidente", declaraba eufórico otro peruano, consultado por la opinión que tienen en aquel país sobre el técnico argentino.

Llega el jueves a Moscú y se enciende la llama futbolera que, por un mes, atraerá la mirada de todo el mundo. Culminarán los análisis previos y, adonde sea que juegue Argentina, que debuta el sábado en la capital, o haya presencia de un entrenador de nuestro país, habrá miles de compatriotas. "Vinimos todos a Rusia a alentar a Argentina", comienza el hit. No cabe ninguna duda de que ya plantaron bandera y estarán ahí siempre, para defender los colores en cruces ante brasileños en una peatonal o para ser un jugador más alentando en el estadio.

La letra del nuevo hit

Vinimos todos juntos a Rusia a alentar a Argentina...

Dejando muchas cosas de lado para verte a vos...

La banda nunca se olvidará de las Islas Malvinas...

Y ya le demostró al mundo entero lo que es la pasión...

Ganar la Copa del Mundo es lo que imagino...

Los jugadores dejando la vida en cada partido...

No importa donde sea el Mundial, igual te seguimos...

Y todos juntos vamos a festejar...

La Plaza Roja vamos a copar...

Todos los "brazucas" se pondrán a llorar...

Porque este año la copa se la lleva papá...

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.