Pierluigi Collina, de celebridad del arbitraje a custodio del VAR en el Mundial Rusia 2018

Crédito: Captura TV
Marcelo Gantman
(0)
14 de junio de 2018  • 07:59

MOSCU.- Pierluigi Collina ingresa a la sala de conferencias de prensa del Estadio Luzhniki con aire despreocupado. Camina como una celebridad, sin que eso lo afecte. Sobre la tarima, detrás de las micrófonos, vestido con un conjunto deportivo negro, se sienta alguien que consiguió dos cosas imposibles de lograr: ser árbitro de fútbol y ser querido por la gente. Muchos árbitros son populares, pero no todos son queridos. Collina mezcla ese agua con ese aceite. Retirado del arbitraje en 2005, es un personaje a la altura de los jugadores y los técnicos. Hizo comerciales de televisión, fue dos veces portada de videojuegos (PES 3 y PES 4) y ahora, con un tono doctoral, habla del VAR como si todas las tesis de la ciencia avalaran cada una de sus palabras.

Massimo Busacca, en cambio, parece un predicador que asegura que el mundo podría acabarse mañana si en Rusia 2018 no se llegara a usara el VAR. Es capaz de admitir errores, pedir perdón por ellos y se siente confiado como para asegurar que en el futuro, incluso en este mismo Mundial, se cometan otros porque "equivocarse es de humanos". Busacca y Collina, con diferentes estilos, deben convencer a un audiencia de más de 200 periodistas acreditados que el VAR llega para cambiar la historia del fútbol.

  • "El VAR llega para proteger el juego. Para darle seguridad a los jugadores y darle una buena imagen a nuestro deporte. El árbitro seguirá teniendo el poder de las decisiones, pero ya no está solo en esa tarea. Para un árbitro es importante tener ese respaldo". (Collina)
  • "Los árbitros han hecho seis seminarios antes de venir al Mundial. Fueron capacitados. Antes del comienzo del campeonato hemos hecho un minitorneo con ocho equipos de la liga rusa para que los árbitros sepan que pretendíamos de ellos. Todos llegan con una gran preparación". (Busacca)
  • "Por supuesto que se han cometido errores con el VAR. Su utilización lleva tiempo, como le lleva tiempo a un técnico que un equipo juegue como él quiere. Todo toma su tiempo y hemos aprendido de esos errores en el camino" (Busacca)
  • "El VAR está pensado para no afectar la autoestima de un árbitro. Qué un árbitro pueda ver la jugada y saber en qué se equivocó, no afecta su confianza. Los árbitros sabemos que nos equivocamos. Pero es insoportable para un juez saber que tuvo un error y no poder verlo. Su psicología queda afectaba para el resto del partido" (Collina)
  • "La información para el público es fundamental. Es el primero que debe entender qué se corrige con el VAR. Será tarea de los comentaristas decirlo y tarea nuestra con el público en el estadio. Por ejemplo: nosotros en ciertas jugadas le sugerimos que no levanten la bandera si no están seguros de que hubo una posición adelantada. Es un pedido nuestro. Para eso está el VAR que aclara ese tipo de confusiones. (Busacca)
  • "Sabemos que en la Bundesliga hubo muchos problemas con el VAR. Tomamos nota de eso. Pero parte de los problemas surgieron porque no había una buena comunicación hacia el público, para explicarle qué es lo que había sucedido" (Collina)
  • "Los árbitros en la cabina de video estarán vestidos como árbitros. No saben lo que se suda y la situación estresante que se sufre cuando se analizan las jugadas en el video. No los podemos tener vestidos como oficinistas...¡son árbitros!".
  • "El VAR es una herramienta de prevención. Está para ayudar al árbitro a no equivocarse o equivocarse menos. Seguirán habiendo errores, pero lo que yo habrá serán escándalos.." (Busacca)

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.