El tenso debate por el aborto entre Amalia Granata, Florencia Peña y Sofía Castiglione

La periodista se cruzó al aire con las actrices, mientras en Diputados se debatía la ley de despenalización
La periodista se cruzó al aire con las actrices, mientras en Diputados se debatía la ley de despenalización Crédito: Instagram
(0)
14 de junio de 2018  • 12:56

Amalia Granata se convirtió en una de las caras más visibles y aguerridas del movimiento contra la legalización del aborto. La excandidata a diputada por el Frente Renovador recorrió varios programas televisivos esta semana, sentando su posición a favor de "las dos vidas" como también lo hicieron Gastón Recondo y Nicole Neumann, entre otros.

Ayer, mientras la ley era debatida en la Cámara de Diputados, Granata fue invitada a Pampita Online para discutir el tema frente a Sofía Castiglione y Florencia Peña . Pero el intercambio estuvo lejos de ser amistoso: fiel a su estilo, la panelista se mostró muy picante al momento de confrontar con las actrices militantes por la legalización. "¿Tienen miedo de perder?", peguntó con cierto tono mordaz.

Peña fue quien tomó la palabra primero. "Las únicas personas que pierden acá no son los diputados, son las mujeres, porque el aborto existe. Esta es una realidad que nadie puede negar", apuntó la actriz. "La diferencia que estamos planteando es clandestino o legal, no estamos pidiendo permiso para abortar porque esto es algo que sucede en la Argentina y en el mundo. Por eso en muchos países existe esta ley, que obliga al Estado a regularizar una práctica que cuando se hace en la clandestinidad genera muertes o malas praxis, genera que las mujeres lleguen desangradas a los hospitales a atenderse".

Además, la actriz explicó que no pretendían "ir en contra de las creencias de nadie" sino que consideraban que "cada una puede ser respetuosa con su propia moral y con su propia ética y con su propio credo". "Hay un caso para mí muy emblemático, que es el de Irlanda. Irlanda tiene el 80 por ciento de población católica. Hace muy poquito, el 66 por ciento de esa gente votó a favor del aborto. ¿Qué quiere decir esto? Que pudieron dejar sus creencias personales de lado, que pudieron darse cuenta de que más allá de lo que uno haga puertas adentro y de lo que uno decida en su vida personal hay un bien común", agregó.

Entonces, intervino Granata: "Me parece que el Estado tiene que estar presente desde otro lugar, no dándote como solución el aborto. Ya que haya una mujer sola en la Argentina que aborte es un fracaso como Estado y como sociedad, es convalidar este fracaso haciéndolo legal. Y claramente es clandestino porque vas a matar una vida. El Estado que te tiene que garantizar el derecho a la vida no te puede avalar y garantizar que mates una vida en forma segura, por eso es clandestino".

"No, bueno, eso es en tu creencia, no es la mía ni en la de un montón de argentinos y de un montón de mujeres del mundo", contestó Peña.

Entonces, Granata esgrimió un argumento extraño, teniendo en cuenta que el referéndum en Irlanda se celebró hace apenas tres semanas. "Justamente antes nombraste a Irlanda y en Irlanda, partir de que se legalizó el aborto, dejaron de nacer chicos con síndrome de down por ese motivo", señaló.

Castiglione, que también participaba del intercambio, intervino: "Acá el debate no es si estás o no a favor del aborto, el debate es si el aborto tiene que seguir siendo clandestino o legal. Esto sigue pasando, por más que vos no estés de acuerdo, Amalia. Entonces el Estado nos tiene que cuidar como mujeres. Como cuida a los hombres, porque todos sabemos que si les pasara a los hombres esto no se estaría debatiendo. Hay como una idea patriarcal muy grande".

"Lo mío no es una idea patriarcal ni religiosa", corrigió Granata, notablemente enojada. "Hay un montón de cosas que pasan y por eso no vamos a legalizar todos los delitos que pasan".

Castiglione arremetió: "Acá parece que nosotras estamos saliendo a decir 'chicas, vamos a abortar'. Ninguna mujer va a abortar y le parece que es fácil. Por favor, no nos hagamos más los boludos, estoy harta de esta discusión. Acá pasa una cosa clara, las mujeres se están muriendo, esto se tiene que terminar y tiene que tener un marco legal. Después podemos discutir todo lo que queremos".

"Si hoy no saliera la ley, las mujeres van a seguir abortando, no va a cambiar nada. Lo único que va a cambiar es que esta ley servirá para que esas mujeres no mueran", reforzó Peña. "El debate que hay sobre la ciencia es algo sobre lo que ni siquiera la ciencia se ha puesto de acuerdo. Alguien que representa en el Congreso no puede votar por sus propias creencias porque está representando a un pueblo".

"Bueno, pero ese representante lo eligió un pueblo en democracia, no lo eligió un pueblo en dictadura", sostuvo la panelista.

"Tenemos que debatir porque evidentemente todavía no se entiende que si Amalia no quiere abortar la ley no la va a obligar a abortar. Seguimos no entendiendo que si Amalia no quiere abortar la respetamos absolutamente en sus creencias", concluyó la protagonista de Casados con hijos. "Muchos de los que hoy votan en contra del aborto votaron también en contra del presupuesto para la educación sexual. Entonces, hay una contradicción, hay una doble moral constante. Hoy los abortos suceden. O lo entendemos o lo entendemos, clandestino o legal, esa es la discusión. No importa lo que Amalia y yo pensemos", agregó.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios