Suscriptor digital
srcset

Buenos Aires

Núñez: demolerán el emblemático hotel alojamiento JJ para construir un edificio de departamentos premium

Víctor Pombinho Soares
(0)
14 de junio de 2018  • 13:06

Emblema de otra época, el hotel alojamiento JJ, ubicado en Comodoro Rivadavia y avenida del Libertador, barrio de Núñez, será demolido en septiembre para construir en el terreno un edificio de departamentos premium.

Las tradicionales letras jotas metálicas, que podían verse desde lejos, hoy están tiradas en la terraza del hotel, que está cubierto con una tela roja gigante de la desarrolladora Brody Friedman, que compró el edificio el año pasado .

Hoy, el hotel está cubierto con un tela de la desarrolladora
Hoy, el hotel está cubierto con un tela de la desarrolladora Fuente: LA NACION - Crédito: Daniel Jayo

Pablo Brody, socio de la empresa, cuenta que, cuando lo compraron, el hotel estaba funcionando y los dueños, que tienen otros albergues transitorios, decidieron venderlo porque el valor de la tierra es hoy muy superior a la rentabilidad del negocio.

"Va a ser un proyecto de mucha categoría, con amenities y terminaciones de calidad", señala Brody en sus oficinas del barrio de Belgrano. Aún no está definida la cantidad de pisos que tendrá el nuevo edificio, pero sí que van a ser unidades de dos, tres y cuatro ambientes.

Las jotas metálicas, tiradas en la terraza del edificio
Las jotas metálicas, tiradas en la terraza del edificio Fuente: LA NACION - Crédito: Daniel Jayo

Además, el complejo contará con pileta, gimnasio, spa y un estacionamiento para cada unidad. Los departamentos se van a vender a 4 mil dólares el metro cuadrado. Los de dos ambientes van a ser de entre 55 y 60 metros cuadrados, los de tres de entre 80 y 90 y los de cuatro de entre 120 y 140. La obra comenzará en marzo de 2019 y va a demandar dos años y medio.

Un vistazo al hotel JJ - Fuente: YouTube

02:24
Video

Construido en 1974, el JJ tenía en sus seis pisos 38 habitaciones, 22 con cochera privada. Hoy sus instalaciones servirían más para filmar una película de zombies que una de Olmedo y Porcel. Es un edificio grande, con 1700 metros cuadrados de terreno, con salida a las calles Comodoro Rivadavia y Vilela.

Un detalle de los comandos
Un detalle de los comandos Fuente: LA NACION - Crédito: Daniel Jayo

De las espaciosas habitaciones se llevaron todo y subir por las escaleras en ruinas es una aventura. Al llegar a la terraza, la vista al río sirve para comprender la millonaria inversión inmobiliaria. Desde allí también se pueden observar el club Defensores de Belgrano y la ex Esma.

La vista desde la terraza
La vista desde la terraza Fuente: LA NACION - Crédito: Daniel Jayo

El periodista Juan Pablo Casas, autor del libro Telo, un mapa de la sexualidad porteña, afirma que era un hotel "muy bacán" en la década del 70, algo así como en los 90 fue Jardines de Babilonia.

Casas señala que el JJ fue importante porque se trató del primero pensado como hotel temático, de manera muy naif. Tenía la habitación "del capitán" (con objetos de barcos), "la selva" (con empapelado a tono, cama con cañas y una alfombra verde) y un "set de cine", con silla de director y focos. Algunas habitaciones tenían jardín privado y hasta una piscina conforma de corazón. A lo largo de los años, fue remodelado en varias ocasiones.

Las habitaciones están en ruinas
Las habitaciones están en ruinas Fuente: LA NACION - Crédito: Daniel Jayo

El JJ tenía un público cosmopolita, no era un hotel de barrio, la gente que iba especialmente. En los 70 estaba de moda ir a comer a los carritos de Costanera Norte. Y para una pareja con plata, terminar la noche en el JJ era una buena opción.

El cartel que detallaba los precios
El cartel que detallaba los precios Fuente: LA NACION - Crédito: Daniel Jayo

Casas dice que hay tres factores que explican la caída del negocio de los hoteles alojamientos, que llegaron a ser 400 en la década del 60. Hoy sobreviven solo 135. La primera es un cambio social: ahora las parejas jóvenes pueden tener sexo en la casa paterna, algo que era impensado hasta los 90.

Por otro lado, el boom inmobiliario arrasó con los hoteles de zonas codiciadas, como Cañitas y Palermo. Finalmente, los costos se les fueron a las nubes a los dueños de hoteles, con los aumentos de tarifas.

La vegetación invadió el hotel
La vegetación invadió el hotel Fuente: LA NACION - Crédito: Daniel Jayo

Según Casas, hoy hay un uso distinto del hotel alojamiento, además del tradicional para la trampa, las parejas consolidadas lo aprovechan para "una ocasión especial", por lo que más que nunca el servicio debe ser de categoría.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?