Para Apple, la privacidad digital es responsabilidad de los usuarios

Craig Federighi, vicepresidente de Software de Apple, en el escenario de la conferencia de desarrolladores, el 4 de junio Crédito: Jason Henry / The New York Times
15 de junio de 2018  • 00:32

SAN JOSÉ, California - Apple no se disculpa.

Este año se ha tratado un tema recurrente en las principales conferencias de la industria tecnológica: Facebook y otros gigantes del sector no dejan de decirnos que han aprendido de sus errores y que serán mucho más considerados con las cosas sensacionales que planean hacer en el futuro.

Apple se ha mostrado impávida ante esta narrativa. Fue sorprendente cómo los ejecutivos de la empresa evitaron hablar del argumento en contra de la industria tecnológica el 4 de junio en el escenario de su conferencia anual para desarrolladores.

Aunque Apple reconoció el lado más oscuro de la obsesión que tiene la sociedad con el mundo digital, ni siquiera se acercó a mencionar la idea de que su propia tecnología pudiera tener algo de la culpa.

Apple sí anunció varios mecanismos novedosos para permitir que los adultos y los niños reduzcan la cantidad de tiempo que pasan en sus teléfonos. Por ejemplo, una herramienta llamada Screen Time tiene el objetivo de ayudar a los clientes de iPhone a manejar el tiempo que pasan en sus dispositivos. También se pueden añadir límites al tiempo que usas ciertas aplicaciones. Además, los padres podrán utilizar Screen Time para restringir la forma en que sus hijos utilizan sus iPhones.

El vicepresidente de Software de Apple, Craig Federighi, dijo que la empresa creía que había llegado el momento de abordar el problema del impacto descomunal que tienen los teléfonos inteligentes en el día a día. "Para algunos de nosotros, se ha convertido en un hábito de tal magnitud que podríamos no reconocer qué tan distraídos nos hemos vuelto", comentó.

Estas funciones parecen bastante útiles -lo sabremos con certeza este año cuando las lancen a los usuarios-. Si en verdad presionan a los usuarios para que dejen de perder tanto tiempo en Facebook y YouTube (donde hacer que la gente pierda su tiempo es una buena parte del plan de negocios), es seguro que enturbiarán la relación que tiene Apple con otras empresas del sector.

Sin embargo, ese no es el problema de Apple; la empresa está más ocupada en venderte un nuevo teléfono.

Una nueva herramienta, Screen Time, tiene como objetivo ayudar a los usuarios a limitar el tiempo que pasan en sus iPhones Crédito: Jason Henry / The New York Times

Apple también está utilizando una cantidad considerable de recursos para que su reloj sea independiente de su teléfono, una tendencia que a la larga creará más oportunidades para no utilizar un teléfono. ¿Llevas un Apple Watch en vez de un iPhone? Con el tiempo, a Apple le dará lo mismo.

No obstante, en el evento del 4 de junio, el apoyo de Apple al llamado " bienestar digital" a menudo chocó de manera extraña con una meta más importante para la empresa: hacer que el mundo digital sea tan increíble que no puedas resistirlo.

El próximo iPhone permitirá que conviertas tu rostro en un emoticono y ahora incluso puede hacer una "detección de lengua": una versión animada de tu cara puede sacar la lengua cuando tú lo hagas. Con el nuevo sistema de realidad aumentada de Apple, el iPhone puede hacer que los Lego se conviertan en videojuegos. Sin embargo, ¿no es un poco problemático que ni siquiera puedas jugar con unos legos sin buscar tu teléfono?

Apple quiere alejarse de las "repercusiones tecnológicas" con el énfasis que ha puesto en la privacidad y en el disgusto que ha manifestado de forma recurrente por el exceso de la industria publicitaria en Internet. El lunes, la empresa señaló que su navegador Safari deshabilitaría el software de rastreo (cookies) que empresas publicitarias como Facebook y Google incorporan en sitios web para monitorear la actividad de los usuarios en Internet.

La nueva función de Safari es un golpe directo a las prácticas de recolección de datos que realizan las grandes empresas de Internet de las que Apple ha intentado distanciarse con ahínco.

Apple argumenta que siempre ha sido una de las grandes empresas con mayor ética dentro del sector tecnológico, así que no debería estar en el mismo grupo donde se encuentran organizaciones como Facebook.

Sin embargo, ese argumento siempre ha sido un poco complicado. Apple se beneficia de nuestra obsesión con el software social; la gente compra sus poderosos teléfonos para usar Facebook , YouTube , Instagram , Snapchat y WhatsApp . Google paga al año miles de millones de dólares a Apple por el privilegio de ser el motor de búsqueda predeterminado del iPhone.

"Buscamos poner al cliente en el centro de todo lo que hacemos", fue algo que dijo varias veces Tim Cook, el director ejecutivo de Apple, en la conferencia de desarrolladores de la compañía.

Eso suena tanto a una promesa como a una defensa ambigua. Apple te dará el mundo. Lo que hagas con él es tu problema.