srcset

contentLab para Amex

5 destinos para visitar, sacando tu pasaje con millas

(0)
14 de junio de 2018  • 19:40

Desde el regalo del Día del padre hasta la lista del supermercado, todo lo que comprás con The Platinum Credit Card Aerolíneas Plus de American Express suma millas. ¿Cuántas? Por cada dólar (o su equivalente en moneda local), acumulás una milla que se acredita automáticamente a tu cuenta Aerolíneas Plus. Además si sos cliente, contás con todos los beneficios de la tarjeta como: salas vip en aeropuertos de Argentina, seguro de viajes, promociones en tus compras y el servicio característico de American Express estés donde estés. Solo tenés que animarte y elegir tu próximo destino

Arte, playa y lujo en Miami

  • 40.000 millas.

La capital económica de la Florida hoy es mucho más que arena y malls. En torno a Art Basel, la propuesta cultural de la ciudad crece, mientras que Wynwood (enclave hipster con múltiples galerías y paredes grafiteadas por los mayores exponentes de streetart) toma fuerza y se despide de su mala fama de pandilleros y espacios abandonados. Una zona que antes era conocida como "Little San Juan" por la cantidad de habitantes puertorriqueños, actualmente es promesa de innovación y modernidad, con una seguidilla de cafeterías de especialidad, restaurantes de moda y tiendas cool. Un poco más al norte, el pujante Design District concentra marcas de lujo. El barrio de Brickell también se transforma y muestra decenas de rascacielos en construcción, con la torre futurista 1000 Museum a la cabeza, un condominio lujoso diseñado por la inolvidable arquitecta iraquí Zaha Hadid. Aunque Little Haiti Cultural Complex bien vale la visita por su arte afro y su mercado caribeño, en la última década Miami fue borrando su estirpe latina (por supuesto que siempre quedarán lugares para tomarse una caipi de guayaba como Ball&Chain que en Little Havana revive el espíritu musical cubano de los años '40) para ser cada vez más cosmopolita, sin renegar su ser marino. Entre los Everglades y el océano Atlántico, Miami también ofrece una playa libre de edificios con una onda muy relajada: Haulover, la playa nudista de Florida.

Santiago de Chile: nieve, compras y poesía

  • 14.000 millas.

Irse a esquiar del otro lado de la cordillera siempre es un buen plan, que además puede combinarse con una parada en la capital de Chile para hacer shopping, desde primeras marcas internacionales y tecnología hasta fast fashion en tiendas accesibles como H&M, Topshop y Forever 21. En una hora y media de vuelo, Chile nos recibe con ocho centros de esquí entre los que cuentan algunos de los más importantes de América del Sur. Valle Nevado, a menos de dos horas de Santiago , tiene medios de elevación de lujo, nieve de calidad y hoteles con spa.

Si continuamos 125 km hacia el Pacífico, Valparaíso emerge con su costa escarpada donde Pablo Neruda encontró lo que buscaba: una casita para escribir tranquilo. Colgada del cerro Bellavista, el poeta la llamó La Sebastiana, por tratarse de una construcción de Sebastián Collado. Cuando la inauguró en 1961, invitó a sus amigos con tinto, empanadas y cielo. Actualmente, la "casa en el aire" está abierta al público y además de relatar la vida y el imaginario de Neruda ofrece una panorámica del mar que lo inspiraba.

Córdoba: buenos sabores frente a la chimenea

  • 12.000 millas.

A solo 34 km del centro de la gran ciudad de Córdoba , Villa Carlos Paz es mucho más que una localidad de verano con teatro de revista y alfajores famosos. Con su naturaleza apacible y una arquitectura sofisticada, también es un destino perfecto para conocer fuera de la temporada alta en busca de paisajes y buena gastronomía. Las sierras esconden secretos de otras épocas, como el castillo del Dr. Zárate de casi 100 años de antigüedad en uno de los barrios más exclusivos de Carlos Paz. Hoy, como a casi todos los castillos de la zona, solo se lo puede ver desde afuera, excepto Rochetaillee, una hermosa casona de 1921 que ha sido restaurada como un salón de té. Una obra medieval de piedra tallada sobre una colina con un parque inmenso y mirador. Cuando el edificio histórico estaba a punto de ser demolido, fue rescatado por una familia de Tanti que lo recuperó y lo convirtió en un imperdible del Valle de Punilla.

Si ya sos cliente de American Express ingresá al sitio oficial para conocer todos los beneficios que tenés. Si todavía no sos cliente, pedí tu tarjeta de manera online acá.

A Mendoza a esquiar y catar

  • 12.000 millas

San Rafael tiene un suelo pedregoso y mineral, de viñedos antiguos que atesoran el ADN del buen vino. En pocos kilómetros concentra desiertos, montañas y lagos, postales para detenerse y olvidar el ritmo frenético de la ciudad. De bodegas familiares, lejos de productores masivos, y con un wine hotel que es la mejor promesa de turismo rural: Algodon Wine Estates es una magnífica finca de 800 hectáreas con frutales, olivos y viñedos que datan de 1946, entre el Río Atuel y el Río Diamante, a 200 km de los Andes. Una zona frecuentemente mencionada como "el Valle Napa de la Argentina". En este entorno, el restaurant Chez Gaston hace su aparición con cocina gourmet argentina. Un horno de barro, un menú estacional y productos de la propia huerta en una construcción de piedra y caña con charme rústico. La bodega tiene una sala de degustación con una vista impresionante al campo verde, los racimos y las montañas de Sierra Pintada que se asoman a la distancia, para catar grandes ejemplares de malbec y cabernet franc galardonados internacionalmente. Muy cerca aguarda Las Leñas, para completar la escapada con unas bajadas por el valle de pistas más anchas y eternas de la región.

Madrid, punto de llegada

  • 80.000 millas.

Para los argentinos, Madrid es la puerta de entrada al Viejo Continente. De todos modos, la capital española amerita una parada en el camino de cualquier circuito europeo. Para ver Madrid más allá de las rutas turísticas convencionales, se puede pasar un día en Chamberí, un distrito en el corazón de Madrid con herencia arquitectónica aristocrática. En la lista de planes imprescindibles, hay que empezar por su punto más vibrante: la plaza de Olavide, en Trafalgar, lugar habitual de reunión y tapeo entre jardines. Con muchas salas y teatros, Chamberí tiene una agenda repleta de conciertos y espectáculos de danza, del flamenco a la zarzuela. Con el brunch cada vez más instaurado en las costumbres madrileñas, Federal Café es uno de los mejores establecimientos de la ciudad para disfrutarlo, al igual que la terraza acristalada de Perrachica, una de las últimas aperturas de onda que tiene 900 m2, muy cerca de galerías de arte y tiendas de diseño que amplifican el paseo. La calle Ponzano es el point para ir de copas por tabernas tradicionales.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios