Queer Eye volvió con su segunda temporada a Netflix

Los Fab5: Bobby Berk, Karamo Brown, Antoni Porowski, Jonathan Van Ness y Tan France
Los Fab5: Bobby Berk, Karamo Brown, Antoni Porowski, Jonathan Van Ness y Tan France
María Fernanda Mugica
(0)
18 de junio de 2018  • 09:21

Hace unos meses la idea de una nueva versión de Queer Eye For the Straight Guy no parecía lo más fascinante. Gracias a algunos cambios en la premisa del programa (ya no hacen transformaciones sólo de hombres heterosexuales y se mudaron de Nueva York a Atlanta) y sobre todo al carisma de los cinco protagonistas, el reality show demostró ser el algo que el público de 2018 no sabía que quería pero necesitaba.

Luego de su estreno, en febrero último, Queer Eye se convirtió en uno de esos fenómenos de los que todo el mundo habla y el viernes pasado llegó una segunda temporada a Netflix para saciar el ansia de más historias que conmueven y alegran. Bobby Berk (decoración), Karamo Brown (cultura), Tan France (moda), Antoni Porowski (comida y bebida) y Jonathan Van Ness (pelo y cuidado personal) vuelven con ocho episodios nuevos en los que ayudarán a ocho personas a cambiar sus vidas. Los nuevos "héroes", como llaman en el ciclo a los sujetos que se entregan a la transformación, no serán sólo varones heterosexuales: habrá una mujer, un hombre gay y un hombre trans.

Queer Eye - Trailer - Fuente: Netflix

01:47
Video

"En 2003 ya era lo suficientemente difícil que hubiera gays en televisión -dice Berk en una entrevista con The Hollywood Reporter-. La única razón por la que funcionó era porque, de alguna manera, se mantuvieron en su carril. Había un estilista, un diseñador y un cocinero. El mundo estaba preparado para eso pero no para que nuestro amigo musulmán (Tan France) hable de su esposo mormón de Utah y que Karamo hable de sus hijos. Lo que hicieron en ese entonces era exactamente lo que se necesitaba en ese momento para llevar a nuestra comunidad a donde está hoy. Nosotros estamos tomando la posta y llevándolo más lejos".

El fenómeno de Queer Eye convirtió a los Fab5, nombre que recibieron los protagonistas del programa como legado de los anteriores, en celebridades. Según ellos mismos cuentan en diversas entrevistas, la gente los para por la calle para sacarse selfies o pedirles consejos para vestirse, peinarse y vivir mejor. La participación de Tan en un sketch de Saturday Night Live también es una señal de la influencia del programa en la cultura popular. Famosos como Drew Barrymore se declaran fans de Queer Eye o les escriben mensajes privados para felicitarlos, como le pasó a Jonathan con Justin Theroux, que pasó de enviarle un DM a invitarlo a un brunch en el que también estaba Emma Stone. La reunión cumbre fue inmortalizada en una foto que el estilista subió a Instagram para deleite de sus seguidores.

Emma Stone, Jonathan Van Ness y Justin Theroux
Emma Stone, Jonathan Van Ness y Justin Theroux

La consagración del ciclo se dió tan rápido que los propios Bobby, Karamo, Tan, Antoni y Jonathan admiten que les resulta sorprendente y un poco abrumadora su nueva vida de estrellas. "Mi marido dió una buena explicación hace unas semanas -comentó France en una entrevista con NME-. Dijo: 'Quiero emocionarme pero no lo puedo digerir lo suficientemente rápido, porque cada día pasa algo nuevo que supera a lo que nos voló la cabeza el día anterior'. No se puede seguir el ritmo".

Además de acostumbrarse a ser alguien reconocible, la fama no siempre es positiva. Antoni, que llegó a Queer Eye recomendado por el especialista en comida y bebida de la versión anterior, fue el blanco de críticas de personas que creen que en realidad no sabe cocinar. Las acusaciones, basadas en el hecho de que las recetas que prepara en el programa son demasiado simples, como guacamole o un tostado de queso, crecieron con rapidez y pasaron de las redes sociales a medios más tradicionales. El New York Times dedicó una extensa nota a defender las capacidades culinarias de Antoni y explicar que la sencillez de los platos tiene que ver con el poco tiempo para enseñarle a cocinar a alguien que no sabe. Aunque a su millón de seguidores de Instagram todo esto no parecía preocuparles demasiado.

Más allá de los altos y bajos de convertirse en figuras con fanáticos y detractores, los hombres de Queer Eye están asombrados por el impacto que sus transformaciones no sólo tienen en la vida de los "héroes" sino también lo que generan en el público. Berk, que fue criado en un entorno cristiano que no aceptaba su homosexualidad, contó que recibió un mensaje de un pastor que cambió sus ideas después de ver el episodio que tiene como protagonista a una familia muy religiosa. Después de escuchar el relato del del diseñador de interiores sobre su sufrimiento y cómo rezaba todos los días cuando era chico para que Dios no lo hiciera gay, el pastor se dio cuenta de que no se trata de una elección sino algo natural. Así se lo expresó a Berk en un mensaje, lo que significó para él una de las grandes satisfacciones del programa.

Las transformaciones a las que apunta Queer Eye son mucho más ambiciosas que elegir lindos trajes, renovar un living, arreglar una barba o enseñar a hacer un guacamole súper cremoso.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?