A cien años de la gran nevada en Buenos Aires

Varios artistas esculpieron obras en los parques, aprovechando la nieve.
Varios artistas esculpieron obras en los parques, aprovechando la nieve. Fuente: Archivo
Daniel Balmaceda
(0)
19 de junio de 2018  • 01:57

Muchos recordarán el 9 de julio del año 2007 cuando, en la ciudad de Buenos Aires, que celebraba la Independencia Argentina, cayó una nevada que cubrió la ciudad de blanco. El entusiasmo fue generalizado y los medios trataban de cubrir la nevada en todos los barrios porteños. Los noticieros titulaban "Nevada histórica". Y era cierto, pero no fue la única vez que nevó en Buenos Aires.

Año 1918. Faltaban apenas pocos días para que Manolo, el hijo mayor de Delfina Bunge y del escritor e historiador Manuel Gálvez, cumpliera siete años. En aquel tiempo vivían en una casa del barrio de Belgrano. Manolo conversaba con su madre y sus hermanos, Delfina y Gabriel, acerca de los regalos que le gustaría recibir y dijo: "Voy a pedirle a Dios que me regale que nieve acá". Todos se quedaron mudos. La madre intervino: "No hay que pedir disparates, Dios no va a cambiar el clima de un país por darle el gusto a un chico". Pero Manuel confiaba en su poder de convicción: "¿Y si le pido muy fuerte?", preguntó el pequeño.

Dos días después, el 22 de junio de 1918 a las 15:30, nevó como nunca en la ciudad de Buenos Aires. Fueron 45 minutos constantes, luego paró, volvió a caer con menos intensidad, se detuvo una vez más y a las 20:15 regresó con ganas.

Nevada en Plaza de Mayo.
Nevada en Plaza de Mayo. Fuente: Archivo

LA NACIÓN se refería a un nuevo encanto en la ciudad, aludiendo a que ahora se podía tener la ilusión de la nieve de París. Esa era la sensación general. Tanto quería Buenos Aires parecerse a París que sentía que por fin una nevada acercaba esos paisajes bañados en blanco que muchos añoraban y que otros, por primera vez disfrutaban. "Esta noche porteña parece una noche parisiense. No es una mala noche", dijo LA NACIÓN.

Aquel sábado 22, nevó en casi toda la provincia de Buenos Aires y también en porciones de La Pampa, Santa Fe, Entre Ríos y Corrientes, hasta Paso de los Libres. La mayor temperatura registrada fue de 9° y la nieve, sólida, se transformó en el juguete por excelencia de grandes y chicos. Entre los grandes, el pintor Cesáreo Bernaldo de Quirós y el escultor Pedro Zonza Briano se entretuvieron haciendo una magnífica imagen en los bosques de Palermo. Entre los chicos, Manolo, Delfinita y Gabriel Gálvez crearon el clásico muñeco de nieve, que vestía una bufanda de la escritora Delfina Bunge y un sombrero del escritor Manuel Gálvez.

Aunque en 1918 no se hablaba de cambio climático como hoy, ante el fenómeno de la nieve algunos diarios se animaron a preguntarse: "¿El planeta se enfría?". Lo cierto es que la explicación meteorológica decía otra cosa. Fue "un brusco ascenso de la presión, soplando fuertes vientos del sur, al propio tiempo que una de aire frío avanzaba rápidamente del extremo meridional".

Sin embargo, Manolo Gálvez tenía otra versión, muy suya: "¿Vieron? ¿Vieron cómo Dios me hizo caso?", repetía sin cesar.

Nevada en Plaza de Mayo.
Nevada en Plaza de Mayo. Fuente: Archivo

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.