El Consejo aprobó 200 ternas para ocupar las vacantes de jueces

El oficialismo aprovechó su mayoría para avanzar decididamente con las propuestas de candidatos
El oficialismo aprovechó su mayoría para avanzar decididamente con las propuestas de candidatos Fuente: Archivo - Crédito: LA NACIÓN
Iván Ruiz
(0)
17 de junio de 2018  

Con una mayoría cada vez más cómoda, el oficialismo cumplió esta semana su objetivo en el Consejo de la Magistratura : aprobó 200 ternas para nombrar nuevos jueces, prácticamente un récord si se compara con los últimos años.

Las sonrisas se multiplicaron el jueves durante el último plenario del organismo, cuando se aprobaron 19 ternas. El oficialismo había logrado el objetivo fijado por la Casa Rosada para fines de este año.

Los números llaman la atención, sobre todo, en comparación con lo ocurrido durante la última gestión de Cristina Kirchner , cuando el Consejo solo aprobó 45 ternas en cuatro años. El kirchnerismo prefirió nombrar subrogantes hasta que la Corte Suprema declaró inconstitucional una ley que les permitía utilizar ese mecanismo en noviembre de 2015.

"Es una evolución sin precedentes. Teníamos un Consejo paralizado. Ahora, el próximo objetivo: vamos por las 250 ternas aprobadas antes de fin de año para dejar una Justicia con un 15% de vacantes, la mitad desde que asumió este Consejo", sostuvo Miguel Piedecasas, presidente del organismo.

A pesar de la contundencia de los números, los cambios tuvieron por ahora menos impacto en Comodoro Py, el tribunal que lleva las causas más polémicas.

Entre los juzgados de primera instancia -los más mediáticos-, todavía está en proceso el concurso para reemplazar a Norberto Oyarbide, que renunció a principios de 2016. Y en la Cámara Federal de Apelaciones se concretó esta semana la designación de Mariano Llorens, un concurso que había comenzado durante el kirchnerismo.

Los cambios más tangibles se concretaron con otra metodología. El oficialismo aprobó en el Consejo el traslado de los jueces Carlos Mahíques y Leopoldo Bruglia, que fueron nombrados a camaristas federales. La decisión generó polémica dentro del Consejo y despertó fuertes críticas desde la oposición.

La instancia que más cambios registrará es la Cámara de Casación Penal, el máximo tribunal penal del país, porque ya fueron elevadas cuatro ternas para ocupar los lugares vacantes en las distintas salas.

También hubo nombramientos en los Tribunales Orales Federales N°1, 3, 7 y 8 de la Capital, que serán clave para el desarrollo de los distintos juicios por corrupción que se desarrollan ahora y que se pondrán en marcha en los próximos meses.

La mayoría oficialista

Diputados, senadores, oficialistas, radicales, jueces, peronistas y hasta kirchneristas llegaron a integrar la mayoría que permitió la aprobación de las ternas.

La mayoría obtenida por el oficialismo en el Consejo dependió en los primeros meses de gestión casi exclusivamente de una alianza con el hasta entonces consejero kirchnerista Daniel Candis.

Esa alianza -reconocen en el oficialismo- se puso en riesgo durante los momentos más calientes de la acusación contra el camarista Eduardo Freiler (Candis votó en contra), pero finalmente se mantuvo y su voto fue clave para aprobar las ternas.

"Las 200 ternas aprobadas demuestran la vocación de diálogo y consenso logrado, que claramente fue inexistente en la gestión anterior. Dejamos de lado la lógica perversa de las subrogancias para cubrir las vacantes con jueces definitivos", cuestionó Juan Bautista Mahíques, el representante del Poder Ejecutivo en el Consejo.

Mauricio Macri ya nombró 65 jueces federales desde que asumió, informaron fuentes oficiales. Es, en promedio, el Presidente que más magistrados nombró en las últimas décadas.

El número se puede hasta duplicar con otras 60 ternas pendientes de aprobar que están en manos del Ministerio de Justicia y del Senado, que esta semana ya dio el visto bueno sobre 15 nombramientos que habían sido girados por el Presidente.

Por: Iván Ruiz

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.