Nosotres, los modernes

Graciela Guadalupe
Graciela Guadalupe LA NACION
(0)
17 de junio de 2018  

"Nosotres sabemos que hay diputades que están indecises".

(Declaraciones de una estudiante a un programa de TV.)

En Venezuela, el embrutecimiento de la lengua tiene las características de una política de Estado, escribió el presidente editor del diario El Nacional de ese país, Miguel Henrique Otero. "Estrechamiento de la lengua" llama el periodista a ese fenómeno del que nadie parece quedar afuera. Ni los adolescentes, "que perciben y nombran el mundo con un precario instrumental de 120 a 150 palabras", ni los delincuentes, que dominan las cárceles con un vocabulario "que apenas supera los 80" términos, ni Diosdado Cabello, a quien Otero deschava en su cortedad intelectual llamándolo "el teniente de las 94 palabras", porque no es capaz de usar un número mayor. Cabello hace honor a su jefe político, Nicolás Maduro, el de los "soldados y soldadas", de los "millones y millonas" y el que dijo que Cristo multiplicó los "penes" y los peces, en lugar de los "panes".

¿Cuántos Diosdados y cuántos Maduros hubo en nuestro Congreso durante el debate por el aborto? Varios, ateniéndonos a los discursos. Algunas piezas de oratoria fueron brillantes. Muchas, para el olvido: se inventaron palabras, se demolieron pensamientos y se forzaron vocablos para acatar ciertas modas. Por no discriminar por género, se inventa un nuevo género.

" Nosotres sabemos que hay diputades que están indecises", decía una adolescente frente a una cámara de TV, instando a esos diputades no solo a votar en favor de la despenalización del aborto, sino a hacerlo en esa neolengua que usaban Las Ketchup, aquel grupo femenino de pop español cuando allá por 2002 cantaba el exitazo "aserejé ja de je / de jebe tu de jebere / seibiunouva majavi/ an de bugui an de güididípi".

Hay gente que se enoja frente a estos comentarios entre críticos y humorísticos y que prefiere defenestrar a la Real Academia Española cuando aclara que "el uso de la letra 'e' como supuesta marca de género inclusivo es ajeno al sistema morfológico del español, además de ser innecesario, pues el masculino gramatical funciona para aludir a los colectivos mixtos, o en contextos genéricos o inespecíficos".

A todes, ellos/ellas, les decimos que no está bueno discriminar a la RAE, fundada en 1713 para "velar por que los cambios que experimente la lengua española en su constante adaptación a las necesidades de sus hablantes no quiebren la esencial unidad en el ámbito hispánico".

No es lo mismo que Lilita diga: "La próxima rompo tode". Los muchaches de Cambiemos podrían no enenderle. Y, entonces, ¡zas!

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.