Facundo Pieres y su costumbre: recibir la Queen's Cup de polo de manos de la reina Isabel II

La Indiana, con la reina Isabel II:Facundo Pieres, Nic Roldán, Michael Bickford y Alec White
La Indiana, con la reina Isabel II:Facundo Pieres, Nic Roldán, Michael Bickford y Alec White Crédito: @imagesofpolo
Claudio Cerviño
(0)
18 de junio de 2018  • 10:34

Puede decirse a esta altura que los aires británicos le sientan muy bien a Facundo Pieres. Por quinta vez, y con una sonrisa plena de satisfacción, participó mano a mano de una breve charla con la reina Isabel II en la entrega de premios de la Queen's Cup, un ritual de cada año en la temporada británica de polo. La más pareja de todas las que se realiza en el exterior. Allí donde los grandes nombres y organizaciones tienen ventajas, claro, pero también donde las chances se emparejan. Más competitiva que otras, con el clima que no siempre acompaña. Con una gran tradición y los deseos de ganar de los patrones.

Facu Pieres llegaba de una buena temporada en Palm Beach, Estados Unidos, donde junto con Adolfo Cambiaso, habían ganado dos de los tres torneos de la Triple Corona americana con la formación de Valiente. Claro que todavía repercutía, y cómo, la derrota en la final del US Open frente a Daily Racing Team. Un resultado inesperado que puso a Hilario Ulloa en la cúspide por la resonancia que alcanzó el resultado que muchos consideraban prácticamente una utopía: vencer a los dos mejores jugadores del mundo. Y el líder de Ellerstina afrontaba un desafío distinto con La Indiana. ¿Por qué? Porque este equipo venía de disputar las dos últimas finales en la Queen's Cup y le había tocado perder en ambas.

Facundo Pieres, con la reina Isabel II por quinta vez
Facundo Pieres, con la reina Isabel II por quinta vez Crédito: @Pololine

Once formaciones de hasta 22 goles de hándicap reunió la Queen's Cup. Cambiaso y Cristian Laprida (h.), con Valiente; RH Polo, con Guillermo Caset y Rodrigo de Andrade; La Bamba de Areco, con David Stirling y Juan Martín Nero; Park Place, con Hilario Ulloa y Juan Britos; Emlor, con Agustín Merlos y Diego Cavanagh. Muchos conjuntos fuertes y con aspiraciones.

Junto con Facundo Pieres estuvo Nicolás Roldán, sobreviviente de los dos anteriores intentos de La Indiana por lograr la Queen's Cup que no prosperaron: los campeones fueron Dubai (2016) y RH Polo (2017). El flamante campeón afrontó una primera rueda con resultados parejos: victoria por 8-7 a El Remanso, otra por 10-9 a La Bamba de Areco y derrota por 9-8 contra Park Place. Primer objetivo cumplido: clasificación para los cuartos de final. Y a partir de ahí, otra historia en los playoffs. La Indiana creció y ganó claramente sus compromisos: 12-6 a Emlor y 13-6 a La Bamba de Areco para instalarse nuevamente en la final. En un escenario emblemático: el Guards Polo Club, en el Castillo de Windsor, a unos 90 kilómetros de Londres.

Para Pieres, líder natural del equipo que completaron el empresario estadounidense Michael Bickford y el australiano Alec White, era un desafío y una revancha también. Porque en Park Place estaba nada menos que Ulloa, su verdugo en la final del US Open y que intentaría alcanzar su primera Queen's Cup. Envalentonado además porque en las semifinales había vencido nuevamente a Valiente, con Cambiaso.

Facundo, en cambio, sabía de sobra lo que era ganar este título: lo consiguió en 2008 con Ellerston, en 2013 y 2014 con Zacara y en 2015 con King Power Foxes. Y con ese plus salió en busca de una nueva conquista. Que no le resultó sencilla. Park Place dominó la primera mitad del encuentro y sacó diferencias por 6-4 que hasta pudieron ser mayores. En el segundo segmento del cotejo, Facundo Pieres apareció en todo su esplendor, equilibró las acciones y resultó determinante en el chukker final, con dos goles. Así, La Indiana se despojó de un estigma, ganó por 9-7 y se dio el gusto de recibir el premio mayor en el Guards. Para Facundo, también, dos distinciones especiales: la de MVP de la final y que Cube, una de sus mejores yeguas, fue elegida como la mejor de la final.

Sí, fue una especie de revancha después de lo que me había pasado en el US Open. Siempre es lindo ganar, pero este título lo disfruté más por eso
Facundo Pieres

" Sí, fue una especie de revancha después de lo que me había pasado en el US Open. Siempre es lindo ganar, pero este título lo disfruté más por eso. Contento también por haberle dado el título a La Indiana, que era lo que ansiaban, lo venían buscando con mucha garra. Ahora queremos la Copa de Oro. No estamos ni cerca de relajarnos. Cuando formás un lindo equipo no tenés que dejar pasar las oportunidades. Estamos muy metidos. Sabemos que será un torneo duro, pero tenemos más ganas que nunca de seguir ganando", reconoció Facundo Pieres desde Inglaterra.

Eso que se viene, dentro de una semana, es la Copa de Oro, el otro certamen por excelencia de la temporada de Gran Bretaña. La Indiana hizo su esfuerzo en la Copa de la Reina y logró lo que tanto ansiaba. Deberá evaluar cómo quedó de caballos y ver la mejor manera para buscar un doblete soñado y solamente reservado para pocos. Pero teniendo al crack de Ellerstina en sus filas, ¿por qué no intentarlo?

El festejo de La Indiana, ganador de la Copa de la Reina
El festejo de La Indiana, ganador de la Copa de la Reina Crédito: @facundopieres

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?