La corona británica tendrá su primera boda gay

James Coyle, Penny y el lord Ivar Mountbatten. Foto: Daily Mail.
18 de junio de 2018  • 15:37

¡Es la primera en la historia real británica! El lord Ivar Mountbatten, primo de la reina Isabel II , se casará con un hombre llamado James Coyle, en una capilla privada de una finca en Devon. Ivar, que salió del clóset en 2016, años después de que él y su ex esposa Penny se divorciaran, dijo al Daily Mail que aunque él no sentía que tenía que casarse porque ya lo había hecho y tuvo a sus hijos, realmente quería hacerlo por su nueva pareja. "James no ha tenido la vida estable que tengo", dijo y, dirigiéndose a su futuro esposo, agregó: "Quiero poder darte eso".

Al describir su compromiso, James dijo que "es un matrimonio muy moderno" y explicó que "no hubo una propuesta, solo una aceptación de este gran amor". De hecho, en un giro moderno extra especial, Penny será quien lleve al altar a su ex marido, una idea que dice que se le ocurrió a sus tres hijas.

"Me hace sentir muy emocionado, estoy realmente muy conmovido ", dijo, y agregó que aunque su papel en la boda podría parecer extraño, ella y James se entendieron a "los 10 segundos se conocerse", contó lord Ivar.

"Ivar está mucho más relajado estos días. Él es mucho más amable", compartió con el Daily Mail. "Probablemente ni siquiera era consciente de que al mantener su sexualidad en secreto realmente lo atormentaba bastante. Ahora está 'afuera' y es una persona completamente diferente. Todo el mundo dice que nunca lo han visto más feliz", contó James. Además agregó que, diferencia de una boda real más tradicional, "la ceremonia en sí será muy pequeña. Realmente es solo para las hijas de Ivar y los familiares cercanos y amigos".

"Fuimos a una boda hace un par de semanas y dijimos: 'No estamos haciendo eso'. No estamos cortando pasteles. No vamos a tener un primer baile'", continuó. Mientras que la pareja invitará a unos 120 amigos a la fiesta posterior, donde tendrán mucha buena comida y muy buena música, James insistió en que "no habrá dos hombres con esmoquin en una torta, palomas blancas o cualquier cosa cursi o artificial". Adelantaron la novedad que se podrá convertir en una moda dentro de poco: "Probablemente tendremos queso, en lugar de torta.

"Todos mis amigos han aceptado a James", agregó. "Básicamente les dije a todos, 'conocí a alguien, es un tipo'. Todos se reían, pero cuando lo conocieron me dijeron: 'Si fuera gay, iría por él'".

Al contar sobre su pasado, Ivar le dijo a la fuente que si bien él fue honesto acerca de su sexualidad con su esposa antes de casarse, él dijo que mientras crecía nunca pudo decirle a sus padres que era gay. "Donde crecí, los hombres homosexuales eran llamados de manera muy despectiva", contó. Sin embargo, ahora está feliz por el futuro. "Nunca pensé que esto sucedería. Es brillante, pero nunca pensé que me casaría con un hombre".

La feliz noticia de Ivar llega casi un mes después de que el príncipe Harry y Meghan Markle caminaran por el pasillo en su propia boda real histórica en el Castillo de Windsor.