Mexico-Alemania, Mundial 2018: la locura mexicana por el triunfo

La locura en el estadio por el gol contra Alemania - Fuente: Facebook

00:15
Video
(0)
18 de junio de 2018  • 13:00

Gritaron, saltaron, lloraron, cantaron su himno, recorrieron eufóricos las calles de Moscú, desbordaron el Zócalo en ciudad de México (donde ni siquiera faltó su jefe de Gobierno), los comerciantes regalaron cervezas y comidas a sus compatriotas y hasta salieron a festejar en Berlín. Son los hinchas del "Tri" que aún no pueden parar de festejar tras ganarle a Alemania en en el debut del Mundial de Rusia 2018 .

En rigor, la euforia de los aztecas tiene su justificación. El contexto previo no les era nada favorable: no le habían ganado nunca selección tetracampeona en mundiales , desde que jugaron por primera vez en Argentina 1978. Enfrentaban a los últimos campeones, que casi en un acto entre omnipotente y provocador se plantearon jugar sin arquero. Y México llegaba a Rusia, luego de que trascendiera que algunos de los integrantes de su plantel celebraron una fiesta con 30 "escorts" .

Partido México-Alemania: le pide casamiento tras el partido - Fuente: Facebook

00:15
Video

Consecuentemente, el triunfo por 1 a 0 frente a los alemanes, trajo alivio, el olvido de los problemas y, en especial, una locura que aún continua y que quedó expresada por todo aquel sitio del planeta donde hubiera mexicanos. En Guanajuato, por ejemplo, un comercio llamado Vinos Galván ofreció regalar 2.500 cervezas si el "Tri" debutaba con un triunfo y cumplieron con su promesa.

México: Tras ganar el partido contra Alemania, un comercio cumple su promesa de repartir miles de ce

02:11
Video

Un caso similar se produjo en la colonia Juárez, donde el restaurante "Hop The Beer Experience" asumió los gastos del consumo de más de 150 personas, quienes no pagaron un sólo peso tras ver el partido de su selección.

Y hasta algunos hinchas aztecas se dieron el lujo de gritar el gol de Hirving Lozano en plena Puerta de Branderburgo, Berlín. En este símbólico sitio, situado en la capital alemana, ambos simpatizantes siguieron los pormenores del encuentro a través de pantallas gigantes y, pese a la mayoría de los pronósticos, la minoría fue la que festejó, la misma que aún se pregunta si no fue todo parte de un sueño.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?