Los adolescentes de Holanda son los más felices del mundo y estas son las claves de su bienestar

(0)
18 de junio de 2018  • 15:46

Pasan los informes, pero Holanda sigue encabezando la lista de países de la OCDE que tienen una alta satisfacción de vida entre sus jóvenes. Los investigadores que compilan el estudio del comportamiento de la salud en niños en edad escolar (HBSC) de este año, un análisis cuatrienal en 48 países, dicen que los puntajes de felicidad de los niños holandeses aumentaron nuevamente.

Contrasta marcadamente con la imagen en países como Gran Bretaña, donde la depresión y la ansiedad van en aumento entre los adolescentes y Estados Unidos , donde la cantidad de jóvenes que se quitan la vida ha aumentado considerablemente. Entonces, ¿por qué este país plano y húmedo de 17 millones de personas con su historia de colonialismo es tan bueno para dar a los jóvenes una perspectiva optimista?

La doctora Simone de Roos, investigadora del Instituto Holandés para la Investigación Social (SCP), dijo a The Guardian que los hallazgos iniciales de la encuesta HBSC de 90 preguntas a casi 7 mil adolescentes, que se publicará más adelante este año, sugieren que la satisfacción vital ha aumentado desde 2013.

"Creo que los niños holandeses generalmente tienen interacciones positivas en todos sus entornos sociales", dijo De Roos. "Tienen un ambiente de apoyo en casa, con amigos y también en la escuela. Los padres holandeses dan mucho apoyo y tienen un control suave. Hay un clima igualitario, los profesores no son autoritarios, sino que aceptan los sentimientos de los alumnos y los alumnos confían en los profesores ".

El último informe de HBSC, que comparó niños de 11, 13 y 15 años, mostró a una feliz juventud holandesa. Cuando se les preguntó dónde estarían con la peor vida posible para ellos en 0 y su mejor puntaje en 10, alrededor del 94% de los niños holandeses dijeron tener seis o más. Las chicas holandesas tuvieron números ligeramente más bajos, oscilando entre el 84% y el 92%.

Según ese informe, los jóvenes de Holanda también se encontraban entre los cinco primeros que desayunan todos los días de la semana, ven más de dos horas de televisión de lunes a viernes y tienen compañeros amables y serviciales. Por el otro lado, también estuvieron entre los cinco últimos por no tener sobrepeso, no tener relaciones sexuales antes de los 15 y sentir baja presión en cuanto al trabajo escolar. Además tienen menos probabilidades que el promedio de experimentar intimidación y, en general, les resultó fácil hablar con los padres.

Los resultados coinciden con un estudio de la Oficina Holandesa de Estadísticas de 2016 de 4 mil personas de 12 a 25, que calificaron su felicidad en 8.4 de 10, y un informe de PISA en 2015 señalando que el país, junto con Finlandia y Suiza, parecía "capaz de combinar buenos resultados de aprendizaje con estudiantes muy satisfechos ".

Por supuesto, el estado general de la nación ayuda. Hay poco desempleo en Holanda, una desigualdad relativamente baja y una economía saludable. Hace cinco meses, el SCP comparó a Holanda favorablemente con los de hace 25 años, mientras que otro estudio mostró que la gente era más optimista que el año pasado. "En algún momento hay una masa crítica de voces optimistas, y luego tiene su propia dinámica", dijo a The Guardian el profesor Paul Dekker, el líder del programa SCP en valores y significado.

El director de la base de datos mundial de la felicidad, el profesor Ruut Veenhoven, también cree que los jóvenes están menos agobiados por la expectativa de "ser bueno". "Si se mira a través de Europa, los holandeses y los daneses son los más indulgentes y se centran más en desarrollar la autonomía que en dar prioridad a la obediencia, y eso se ajusta a la sociedad", dice. "Los niños son más libres de hacer lo que quieran, y al hacer lo que quieran, desarrollan una idea de lo que realmente les gusta y las habilidades sociales. Un niño feliz a veces no es un niño muy bueno".

En holandés, no hay una frase que signifique literalmente "sos un buen chico" o una "buena chica", dijo Tjalling Appelhof, de 14 años, de Ámsterdam. "Dices 'bravo, muchacho' o 'bien hecho' o 'gracias'", dice. Como la mayoría de los adolescentes holandeses, va a la escuela y siente que tiene un buen nivel de autodeterminación. "Puedo decidir qué tan tarde llego a casa, no a las 3 de la mañana, quiero decir, ¡sino un poco antes de acostarme!", Dice. "Creo que tengo suficiente libertad".

A pesar de la reputación del país de fumar cannabis, el Instituto Trimbos informa una tendencia a la baja del consumo de alcohol y drogas y el tabaquismo en niños holandeses de entre 12 y 16 años. Los expertos de HBSC describen estas actividades como "conductas de riesgo" que afectan la felicidad.

Otros aspectos negativos son la intimidación y la lucha. En Groen van Prinstererlyceum, Dani Karremans, de 16 años de edad, con especialización en ciencias, cree que tales presiones no son extremas en Holanda. "Si comparo cosas con otros países y especialmente con otras escuelas, se oye que las personas son intimidadas", dice. "Acá realmente no ves eso. Si la gente trata de intimidarme, simplemente lo ignoro. Tengo mis propios amigos con quienes me relaciono. No tengo una 'imagen' social o pienso que a todos les tengo que gustar, no es realista". Dani contó que su papá pasa más tiempo en Facebook que él.

Saffron Jones, también de 16 años, y con especialización en ciencias sociales, es mitad inglesa y mitad holandesa. Ella dice que desde que sus padres se separaron hace 11 años, su grupo de amistad siempre ha sido de apoyo. "Siempre podía quedarme con mis amigos en la escuela primaria. Ahora, si estoy estresada por la escuela, la mayoría de mis amigos me ayuda con ese tema. Me tranquiliza".

Los datos de HBSC respaldan esto: el 86% de los adolescentes holandeses dicen que sus compañeros son amables y serviciales, colocando al país entre los puestos 13 y 15. La educación sexual comienza a los cuatro y carteles en todas las escuelas animan a las personas de todas las sexualidades a "salir del clóset". La tasa de embarazos adolescentes en Holanda también es la más baja en la Unión Europea.

El sistema escolar holandés, casi en su totalidad público, incorpora exámenes mayores a la edad de 12 años y tres niveles de educación secundaria desde prácticos hasta académicos. Pero es posible progresar de uno a otro o repetir un año y, a pesar de las preocupaciones sobre la disminución de los estándares y el aumento de la segregación, dicha flexibilidad podría reducir el estrés.

Yara Agterhof, de 17 años, de Vlaardingen, acaba de cambiar el enfoque de su tema de estudio. "Estaba un año adelante, tomando física, química y biología", dice ella. "Pensé que era demasiado difícil para mí y tomé la decisión de regresar. Ahora tengo un perfil diferente con las cosas que realmente disfruto. No siento que haya perdido un año y creo que mis padres piensan: 'Mientras seas feliz, somos felices' ".

Existen problemas sociales, como las diferencias entre los logros étnicos minoritarios y holandeses nativos, mientras que uno de cada nueve niños crece en la pobreza. Pero Jacqueline Boerefijn, profesora de biología en el colegio Groen van Prinstererlyceum, dice que incluso si una escuela quiere expulsar a un niño, debe encontrar otra escuela para ellos, por lo que hay incentivos para tratar los problemas.

Pero Boerefijn, quien desarrolló clases de felicidad en la escuela hace una década, y también da lecciones positivas de psicología a los educadores, está preocupado de que los niños holandeses estén bajo la amenaza de nuevas presiones sobre el logro educativo. "Por favor, dejen de subir el listón porque tenemos niños felices", dice. "Ya tenemos mucha gente altamente educada, y por el momento no hay suficientes personas para hacer trabajos de fontanería y carpintería".

Para Tjalling, es bastante simple. "En Holanda somos ricos, la mayoría de las cosas relacionadas con los niños están bien organizadas, como la escuela y la atención médica, y si las personas son pobres, tratamos de ayudarlos. Esa es quizás la razón por la cual los niños son felices. "Llueve mucho. Pero te acostumbras".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.