En las alturas

Diana Fernández Irusta
Fuente: AFP - Crédito: Scott Olson/Getty images
(0)
19 de junio de 2018  

"Como enanos a los hombros de gigantes". La frase se hunde en la memoria del siglo XII, y seguramente nació frente a algo muy distinto de lo que muestra esta imagen. O quizá no. Enanos siempre, ínfimos y fugaces: poco son, los seres humanos, sin la larga marcha de quienes los precedieron; poco somos, cada uno de nosotros sin el vasto y ancho sendero de quienes forjaron el mundo, ese sobre el cual hoy nos encaramamos. Y ahí está ese hombre, en las alturas insensatas de un generador eólico, tranquilo y casual como si de andar a ras del suelo se tratase. Un pequeñín en vías de reparar al gigantón de hierro; un extranjero en plena comarca de vientos, cielos y aves. Sus ancestros -los verdaderos gigantes- de algún modo forjaron este momento; el de la gloria, la locura y el hambre siempre insatisfecha de la más empecinada de las especies.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.