Por una selección mucho más de Sampaoli que de Messi

Francisco Schiavo
Francisco Schiavo LA NACION
Lionel Messi y Jorge Sampaoli
Lionel Messi y Jorge Sampaoli Fuente: Archivo
(0)
18 de junio de 2018  • 23:59

Los cambios son bienvenidos frente a la situación de riesgo en la que Islandia puso a la Argentina en el Mundial Rusia 2018 . De nombres y de sistema. Pero, fundamentalmente, el que obliga a Jorge Sampaoli a recuperar su esencia. ¿Cómo? Sí, porque pese a lo imprevisible del personaje, da la impresión de que el entrenador seguirá su instinto de una vez por todas. Podrá equivocarse, pero con su manual en la mano derecha. El de nadie más. El paso en falso ya fue dado, pero hubiera sido mucho peor si hubiera insistido con una fórmula de la que sospechaba mucho más de lo que creía. Ahora está a punto de dejar esa idea por adopción -habrá que esperar porque con Sampaoli nunca se sabe- y encarrilarse por un camino mucho más afín.

Tal vez el impulso de que Lionel Messi se sintiera cada vez más cómodo empujó a Sampaoli a tomar algunas decisiones con las que no comulgaba del todo. Como la línea de cuatro en la defensa (con Eduardo Salvio como lateral derecho). Como las presencias de Javier Mascherano y Lucas Biglia como mediocampistas de contención. O como el ingreso de Éver Banega como primera modificación en un partido que exigía otra dinámica. Aquella vez sí que escuchó. Y los intentos por convencerlo de que en el Mundial llegaba más lejos aquel al que le convertían menos goles surtieron efecto.

No hay que hacer demasiada memoria para entender un poco más el asunto. "Si Messi está bien, será mucho más el equipo de él que el mío. Leo, en esta etapa de madurez y grandeza, nos está ayudando mucho". Acto fallido, sinceridad o sentido figurado, sin quererlo o tal vez a propósito, Sampaoli hizo en marzo pasado una descripción de la que se hablaría durante mucho tiempo. Incluso hasta hoy, cuando las piezas del pasado y del presente encajan a la perfección.

El reto de Sampaoli encierra un doble motivo: sacarle a Messi la hiriente sensación de culpa y, mucho más complicado, explotar al 100 por ciento la capacidad del mejor jugador bajo el precepto de sus métodos.

El plantel precisa a su estrella y capitán enchufado a 220 voltios. Las decisiones más trascendentales deberá tomarlas dentro del campo de juego. La Argentina necesita un DT de mando firme y convicciones de hierro. Las suyas, ni más ni menos, por más arriesgadas que puedan parecer. Si el final llega antes de tiempo, todos se despedirán con una gran certeza, sin remordimientos, bajones ni reproches: cada uno hizo lo que tenía que hacer.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?