Mundial Rusia 2018: Senegal sorprendió a Polonia en el debut

Copa del Mundo Rusia 2018 Fase de grupos
  • 1
Polonia

Polonia

  • Grzegorz Krychowiak
  • 2
Senegal

Senegal

  • M'Baye Niang
Marcelo Gantman
(0)
19 de junio de 2018  • 11:43

MOSCÚ, Rusia.- Cuando un jugador entra al arco con pelota y todo luego de una gran corrida, el arquero le reclama a sus jugadores y al menos dos defensores se quedan con la mirada clavada en el piso, quiere decir que la cadena de errores está llena de responsables. Así fue el segundo gol de Senegal, el que aprovechó todo fue Mbaye Niang, el que gritó desencajado en la salida fue el arquero Szczesny y los defensores Pazdan y Bednarek quedaron como los máximos responsables del desajuste universal luego de un mal pase atrás del volante Krychowiak, en una jugada que venía muy anunciada desde el campo de Senegal. Apenas una muestra de otro inicio furioso en esta primera ronda de Rusia 2018, donde ya no se sabe quienes son los favoritos, quienes no y donde anida la lógica de lo esperado.

Resumen del partido Polonia - Senegal en el Mundial de Rusia 2018

1:14
Video

Senegal, en su vuelta a los Mundiales por primera vez desde 2002, otra vez tuvo un gran comienzo de campeonato. Fue 2 a 1 contra Polonia. Desplegaron un estilo que es una interesante combinación de despliegue atlético, buen uso de todos los espacios a espaldas de volantes y sin grandes sustos defensivos. La excepción, para nada menor, fue el gol de cabeza de Krychowiak (la pelota parada es la gran estrella del Mundial, mucho más que el VAR) que descomprimió un poco el mal ánimo con el que se iba Polonia del Spartak Stadium. Senegal es otro de los equipos que vinieron a Rusia con un plan escrito, una letra aprendida y sin complejos para ejecutarlos. Y jugadores que son talentosos, pero sin necesidad de quedarse con todo el crédito de las acciones. Senegal juega y corre al mismo tiempo. No importa el orden de esas características. Las une y hace que no entren en conflicto.

Un ejemplo fue Mbaye Niang, que representó en las selecciones juveniles de Francia y que recién en octubre de 2017 se sumó para siempre a Senegal. Tiene 23 años y juega en el Torino. Niang se impone físicamente y domina la pelota con un sentido del juego muy fresco. El primer gol de Senegal fue en contra (disparo del volante Gueye y desvío en el defensor Cionek) pero se originó en una disputa cuerpo a cuerpo entre Niang con Piszczek por la banda izquierda con una construcción de una jugada con buenos pases y pausa. Niang mete un cambio de frente al pecho del defensor Wague para una subida que es una delicia. En una tarde húmeda y pegajosa en el Spartak, caminó la cancha cuando el partido no lo precisaba. Tuvo el oportunismo del segundo gol. Senegal tiene en Niang a un futbolista inteligente, atlético y muy criterioso para decir que conviene hacer. Golpeado y cansado, Niang dejó la cancha a los 30 minutos del segundo tiempo. Ingresó en su lugar Moussa Konate, otro delantero, pero con la salida de Niang se fue el alma de Senegal y su nivel bajo bastante.

Polonia tuvo todo el éxito del mundo en ser un equipo rústico. Será todo un asunto advertir como logra que le llegue bien la pelota a Robert Lewandowski para que la estrella del Bayern Munich le de sentido a su primera participación en un Mundial. Es un "9" que en su selección parece forzado a arreglárselas solo para inventarse su partido y las situaciones favorables. Quita la pelota, corre, le hacen una infracción, patea el tiro libre. Todo es suyo y sus compañero lo aceptan. Solo algunas corridas por la izquierda de Maciej Rybus, celebradas especialmente porque juega en el Lokomotiv de Moscú, inquietaron a Senegal con centros más urgentes que útiles.

Senegal es un equipo veloz y para ser tomado en cuenta en un Grupo H que ya es toda una aventura. Tienen muchas de las virtudes necesarias para jugar bien al fútbol. Corren mucho y son precisos. Los defensores tocan y pasan. Desafiaron a Polonia a un combate atlético para hacerse de pelotas divididas y después supieron como usarla. Su nivel fue en retroceso cuando ya el equipo había hecho el máximo esfuerzo y Polonia debía encontrar algo positivo con lo que abandonar el campo de juego.

Hubo una multitud de fanáticos polacos que alentaron todo el partido y deseaban algo mejor de su selección. El final fue de mucha presión sobre el área de Senegal para exprimir los minutos finales Polonia no tuvo nada de Lewandowski y sus goles famosos goles que regaron toda Europa. El equipo de Aliou Cisse, en cambio, es una buena noticia para este campeonato. Colombia y Polonia, cada uno con sus derrotas, van camino a un sacrificio que tal vez no tenga final feliz para ninguno de los dos.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.