Vidas paralelas

Pablo Sirvén
Pablo Sirvén LA NACION
(0)
20 de junio de 2018  

Salen Sturzenegger, Aranguren y Cabrera; entran Caputo, Iguacel y Sica. ¿Salen Rojo, Biglia y Di María; entran Meza, Pérez y Lo Celso?

La selección se empeña en ser la metáfora perfecta del crucial dilema argentino: grandes individualidades que no coordinan entre sí y un director de orquesta que no sabe hacia dónde apuntar la batuta. ¿Algún cambio más? Todo es posible.

Las vidas paralelas entre la marcha del país y el equipo que nos representa en Rusia quedaron reflejadas en la tapa del domingo de este diario: la noticia que abría la edición se refería al reemplazo de ministros, pero bien podría haber llevado el título sobre el empate con Islandia: "El golpe de realidad obliga a recalcular". Y, a continuación, se decía que "Sampaoli variará esquemas y jugadores". Cámbiese el apellido del DT por el del Macri y funciona. El Presidente, tan futbolero como es, repite que aunque haya centímetros de distancia, son bien distintas las consecuencias y el humor de la hinchada cuando la pelota se incrusta en la red que si pega en el palo. El azar y la suerte allí tienen voz y voto.

El problema, tanto en el fútbol como en la política, se origina (y se ahonda) cuando la pelota repetidamente sale disparada hacia la tribuna varios metros por arriba del arco.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.