Un delito que puede encontrarse en todas las clases sociales

Detectar focos de pornografía infantil es una prioridad para el CIJ
(0)
20 de junio de 2018  

Gracias al operativo Alerta América se logró un avance que ayudará a recolectar las pruebas necesarias para un futuro juicio oral, en el que se debatirán los delitos de tenencia y distribución de imágenes de pornografía infantil, previstos en el artículo 128 del Código Penal.

Es un delito que no tiene perfiles definidos entre aquellos que comparten ese material, opinó Enrique Del Carril, director del Cuerpo de Investigaciones Judiciales (CIJ). "Los encontramos en todos los ámbitos y clases sociales, desde menores de edad hasta grupos organizados que cuentan con servidores para almacenar todo el material ilícito", reveló. En el CIJ sigue siendo prioridad la pornografía infantil porque es un delito que crece y que los lleva a reforzar la investigación.

Gracias a la nueva norma que admite el uso de un agente encubierto (a partir de la ley 27.319) se están sumando nuevas soluciones tecnológicas para implementar esta figura en las causas de delitos informáticos. También se cuenta con drones de última generación que podrán ser usados como detectores de redes de wifi, una tecnología que ya existe y funciona, pero que en el CIJ consideran que debe ser "una herramienta forense y judicialmente presentable".

"Estamos pensando en ideas creativas no solo para resolver los casos aislados, sino para analizar toda nuestra información y buscar organizaciones criminales de pornografía infantil", precisó Del Carril.

"Para prevenir este delito, debemos continuar en el camino de la lucha contra la trata de personas, porque esta es la forma de captación que deriva en la producción de imágenes de abuso sexual de menores. También debemos educar a adultos, niños y adolescentes para prevenir el grooming, uno de los delitos que genera más material que luego termina en manos de redes de pedofilia", comentó.

"Operativos como el realizado en estos días ayudan mucho a desalentar la distribución de material de pornografía infantil. Hasta ahora WhatsApp era considerado un mundo ?protegido' de las redes delictivas y sus usuarios, pero esto demuestra que no es así. Es verdad que la aplicación está encriptada en el canal de comunicación, pero cuando tenemos una punta, como le pasó a Guatemala, se puede desentramar hasta el origen", explicó Del Carril.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.