Cristiano Rattazzi: "El peronismo huele un poco de sangre y no pierde un minuto"

Cristiano Rattazzi: "Sería una derrota para Macri que vuelvan las retenciones"

02:32
Video
José Del Rio
(0)
22 de junio de 2018  • 11:15

Fiel a su estilo, Cristiano Rattazzi, el hombre de la Unión Industrial Argentina y titular de Fiat Chrysler Automobile, no ahorró definiciones tras los cambios que se produjeron en el gobierno nacional. En una entrevista con LN+ aseguró que dar marcha atrás con la reducción de retenciones para el campo sería "una derrota del Presidente" y que con este tipo de cambio se puede ser competitivo.

-Hace menos de dos meses usted dijo que se venía un dólar a $ 26. En redes sociales lo tildaron como un imposible y lo bautizaron como "Dólar Rattazzi". Sin embargo, hoy está a casi $29. ¿Se quedó corto en el pronóstico?

-A ver, cómo fue... me preguntaron si tenía que estar a $ 30, y yo dije que no, que a $ 26 estábamos tranquilos, pero luego se fue más arriba. Ahora, no hay nada más tonto que atrasar el dólar, pensando que con eso se lucha contra la inflación. Es una salida recurrente en los últimos 80 años de la Argentina.

-¿Cómo se entiende la Argentina, este país tan complejo?

-Son costumbres que en Italia también aparecen. La única diferencia es que, desde que se hizo el mercado común europeo, está integrada en el mundo, debe competir con el mundo, el mercado funciona como el resto del mundo, y la cuestión precios y salarios está compensada o, por lo menos, comparable con el resto del mundo.

Ahora, bajar la inflación en Italia fue durísimo. Hay dos ejemplos interesantes: el primero, el de Italia, donde hubo que bajarla con la convertibilidad al euro, porque si no, estaba siempre entre 15 y 20%. El otro ejemplo importante para ver por Argentina es Israel. Es interesante como país, porque cuando estaba cerrado no salía de la inflación. Pero luego dijeron que tenían que tener superávit fiscal (no tenían el déficit que tenía Argentina, nada que ver), pero llegaron rápidamente al superávit y fueron abriendo la economía para que un producto que se consigue en cualquier parte del mundo valiera lo mismo, y que no ocurriera que algo que en Miami se paga u$s 1, cueste allí u$s 4.

-¿Por qué cuesta tanto bajar los precios, y lograr que la inflación sea la de las metas, que nunca se cumplen?

-Porque no estamos acostumbrados a la competencia, a lo que el mercado hace con los precios, los sube o los baja. Ahora, hay un componente impositivo tremendo que cuesta tres o cuatro años arreglarlo, con la reforma impositiva, que es inteligente. Tenemos muchos impuestos que son distorsivos y tocan los precios, como es Ingresos Brutos, que en el mundo desapareció hace 50 años.

-¿Hay que eliminarlo?

-Totalmente. Pero, de hecho, está en el acuerdo. De acá a cuatro años se elimina. No se puede eliminar antes porque desfinancia un Estado tan desfinanciado. El impuesto al cheque lo mismo, y hasta se habla de retenciones que podrían volver.

-¿Cómo evalúa que se reimpongan retenciones o no bajen en la proporción prometida?

-Me parece un absurdo, una derrota del presidente, porque fue muy claro él enseguida al decir basta a un impuesto distorsivo, que es una traba a las importaciones. Sería una derrota, sería volver atrás con pequeñas medidas populistas. A ver, tenemos que reducir el déficit fiscal, no porque lo dice el FMI, sino porque lo decimos nosotros. Un muy buen auditor es el FMI, pero somos nosotros que de aquí a dos o tres años tendremos cero de déficit fiscal.

-¿Hizo bien el Gobierno en tocar la puerta del Fondo?

-Absolutamente. Es una manera de financiarse al 4 o 5% con plata que necesitamos para hacer todos estos ajustes. Yo fui el primero cuando en 2005 se devolvieron al Fondo al 4,5% y al día siguiente en advertir estábamos yendo a Venezuela a financiarnos al 15%.

-¿Cuál es su análisis sobre la salida de Federico Sturzenegger, presidente del Banco Central?

-Federico es un gran profesional, un buenísimo funcionario. Pero creo, no solo él, que pensar que se resuelve la inflación solamente con medidas monetarias, termina que, en esa medida, atrasás el dólar, como medida para ayudar con la inflación. La inflación es un bicho tremendo, que se te mete en el sistema y es difícil de sacar. Yo creo que se va a llegar a reducir el déficit fiscal, pero la lucha contra la inflación es algo muy complejo. En todo el mundo, la lucha contra la inflación ha sido un problema. La Argentina tiene una inflación y una cultura de la inflación altísimas. Además, tenemos una cultura del dólar, cuando nadie en el mundo tiene una cultura de ahorro con el dólar. Porque el dólar es una moneda de transacción.

-Comprás, vendés, pero no ahorrás...

-No ahorrás en pesos. Los pocos que pueden ahorrar en pesos son súper profesionales, que cuando lo hacen, ganan con tasas de interés absurdas, que saben cuándo entrar, salir, etcétera. Pero la gente normal no sabe cómo hacer un plazo fijo. Ni yo sé cómo se hace.

-Cuando usted habla de abrir la economía para ser más competitivo, imagino varios industriales diciendo "¡Qué dice Rattazzi!"...

-Bueno, a ver, tenemos bien claro que todas las economías de la OECD, o del G20, tienen economías más abiertas. Nosotros, juntos con Sudán, éramos de las economías más cerradas del mundo. Obviamente que no podés abrir la economía con un dólar a $ 20 cuando debería estar a $ 26. Ahí sí estás haciendo un daño.

-Ahí se destruye la competitividad por tipo de cambio...

-Ahora, si lo ponés a $ 26, o $ 28, ¡qué me importa! Es obvio que los autos importados van a salir más caro, pero ¿qué juego estamos jugando? Estamos queriendo aumentar las exportaciones y la producción locales, entonces no vamos a tener un dólar falso a $ 20. Dejemos que vaya a $ 28. Además, la política general del Gobierno es ir al mercado, y lo había dicho varias veces Sturzenegger que el precio del dólar lo fija el mercado. Y después empezamos a mover todas las cosas para que no sea más el mercado, sino otra cosa. Yo entiendo que no debe haber movidas tan fuertes ni tan rápidas, y hacerlo delicadamente, pero lo último que quiere un país con 27% de pobreza todavía es un dólar atrasado, que crea menos desempleo, más importaciones, más inventos paraarancelarios para que no vengan importaciones, y no educa a la pyme para la exportación. Con este dólar empiezo a escuchar pymes que empiezan a interesarse en la producción y exportación. Con un dólar a $ 20, olvídate en poder exportar ganando plata.

-Ahora bien, ¿tiene rumbo la economía? Cuando uno mira estos movimientos, parece una economía que apaga incendios...

-La economía la hacen empresas privadas que hacen inversiones pensando en ir hacia un rumbo. No existe un rumbo establecido por una lamparita.

-El macro rumbo...

-Claro. Las empresas deciden que si hacen un buen producto, lo exportan. Siempre que haya un abanico bien amplio para exportar. Y si no lo hacen, no lo exportan. Esa es la economía real, y está dada por el mercado, por quién produce mejor y por ciertas reglas de conveniencia para producir o no en un lugar y ser competitivo y ganar plata. Es obvio. Lo que, seguro, con el dólar atrasado ganabas mucho más en importar que en producir acá. Con un dólar alto, en un país que todavía no es rico, me parece bien que el dólar sea más alto para nivelar la producción local, y que vos puedas exportar. Eso sí, que tu producción sea competitiva para enfrentarse con las otras producciones. Es obvio qué en ciertas altas tecnologías, o los unicornios, son tan superproductivos que tienen la competitividad de la economía alemana, por ejemplo. Pero en otros sectores, para importar una pieza, tenemos una ineficiencia total. Todos los distorsivos: IIBB, Impuesto al Cheque, etcétera.

-¿Qué se puede esperar de la llegada de Dante Sica a Producción?

-Es amigo de todo el sector industrial. Desde que fue secretario de Industria en el lejano 2000, 2001, 2002, 2003, quedó siempre como un referente de la industria. El otro día le pregunté a alguien por qué creía que la espuma de afeitar en el supermercado valía cuatro veces lo que cuesta en Miami, y me dijo "andá a preguntarle a Dante Sica", porque ellos hicieron un estudio del supermercado. Él tiene bien clara toda la posición de la economía industrial argentina, así que es un tipo bien preparado. Ahora bien, no me parece alguien que vaya a hacer cosas raras, como prohibirte cierta cosa, o poner un dólar diferencial.

-Es más previsible

Sí, él quiere ser previsible, integrarnos con Brasil y tratar de ser competitivos con el resto del mundo.

-¿No se puede congelar la economía de cara al segundo semestre?

-Congelar o no congelar. Que pueda haber pequeña recesión en algunos sectores, y en otros más alta, va a haber. Seguramente no es una economía sólida. Ahora, pasado marzo, con las cosechas que se están viniendo, este año perdimos toda la cosecha. Ahora está volviendo el trigo; maíz, soja, se está sembrando y se prevé un cosechón. Todo esto va a dar resultados y va a permitir tener una economía más competitiva. Vamos a tener un aumento de las exportaciones, en tanto que de las importaciones va a entrar estrictamente lo necesario o conveniente. Pero, por ejemplo, si yo a la centralina del auto, que es un producto muy caro que casi solo se fabrica en Alemania, si me ponen un impuesto, me cuesta más caro el auto que se hace acá. Pero como tenemos gran cantidad de producción acá, podemos hacerle frente. Ahora, creo que para mediados del año que viene vamos a ver un crecimiento mucho mejor aún del 3% que se está previendo para el año que viene.

-El propio Kicillof, que no pensaba como usted, lo llamaba y le pedía consejos. ¿Si usted pudiera darle un consejo al Presidente, qué le diría?

-Le diría que siga sus convicciones, porque siempre fue una persona integrada y entendió que volver al mundo le servía. Que no haya dudas de que ser un país con reglas, como los de la OECD, del Grupo de los 20, porque hay una oposición lista para entrarle por donde vea un resquicio.

-Dicen que el peronismo huele un poco de sangre

-Y no pierde minuto. Y esa gente suele olerla en algún aliado del Gobierno que empieza a decir que no está de acuerdo con cierta política, y ahí es que el peronismo se tira, apoyado por alguien que le abrió la puerta internamente desde la coalición de gobierno. La verdad es que la modificación de la Carta Orgánica del Banco Central, para hacerlo independiente, como es en todo el mundo, para alguien de la oposición que quiere llegar tiene que ser una garantía de que este gobierno va a mantener ciertas reglas para llevar al país a tener poquísima inflación a no tener inflación, con un sistema equilibrado de moneda, independientemente de alguien del Gobierno. Si alguien no piensa así desde la oposición, se nota que está solo enfocado en la política y no en ayudar al país a crecer.

-¿Le recomendó a Elisa Carrió que se ponga un cinturón de seguridad?

No, esa no es mi cuenta de Twitter. Es fake news.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?