Suscriptor digital

Qué es el atletismo mental y por qué es fundamental

Daniel Tangona
Daniel Tangona PARA LA NACION
Crédito: Shutterstock
(0)
24 de junio de 2018  

Ya hemos mencionado repetidas veces desde esta columna la vital unión entre cerebro y ejercicio . Porque sí, una montaña de evidencia ha comprobado que el entrenamiento (de la mano de una buena alimentación) es el mejor aliado para mantener la mente en forma. Y cuantos más años tengamos, más importante y certera es esta recomendación.

Pero aunque vuelvo seguido sobre el campo de las neurociencias, no todo está dicho sobre este tema y su unión con mi propio ámbito de acción. Hablando con el neurocientífico e investigador del Conicet Andrés Rieznik (autor además del libro Atletismo Mental), coincidimos en la paradoja de que se piense que el deporte es cosa de jóvenes, cuando debería ser todo lo contrario. "El Santo Grial de las ciencias del cerebro es encontrar un ejercicio que produzca transferencia. Es decir, uno que haga que mejore no solamente la habilidad o cognición entrenada, sino muchas otras habilidades", apunta el profesional. Así, la mejora se estaría transfiriendo de una destreza entrenada a otra no entrenada. Por desgracia, esto es imposible de lograr (al menos por ahora). Y hay muchas razones para creer que ese ejercicio no existe. "Si uno hace muchos crucigramas, se transforma en un excelente crucigramista. Si hace muchos sudokus, en un gran sudokista.", enumera el doctor, dando a entender que solo nos hacemos mejores en esa determinada práctica y la virtud no se extiende a otras.

Hablamos de Santo Grial porque esto mejoraría la calidad de vida de todos. Imaginate que pudieras entrenar con el celular un ejercicio que te permitiera mejorar en muchas otras cosas: memoria, lenguaje, razonamiento lógico, hacerte más inteligente. Y si bien se supone que aplicaciones así existen, Rieznik asegura que son mera publicidad engañosa. "Del mismo modo que no hay pastillas para hacerse más inteligentes, como en la película Sin Límites. Y todo indica que no las habrá".

A fin de cuentas, creer en esos atajos hacia la genialidad es una excusa para no hacer lo que deberíamos para mantener el cerebro en forma: educarnos y aprender permanentemente, mediante el esfuerzo mental y la paciencia. Porque, parafraseando al título de mi libro, las excusas también pueden engordar al cerebro.

"Pero en realidad sí existe un ejercicio que produce transferencia a todas las capacidades cognitivas, y no es otro que el ejercicio físico", devela el especialista. Y es que si adultos mayores sedentarios salen a caminar media hora tres veces por semana, lograrán mejorar todas sus capacidades cognitivas. Y así volvemos a la idea inicial: la mayoría piensa que el deporte es cosa de jóvenes, pero las estadísticas indican lo contrario. Cuando sos joven, tu cuerpo y cerebro están frescos y fuertes, resisten. "De grandes, el impacto y la diferencia entre hacer o no ejercicio físico y alimentarse bien puede ser, literalmente, la diferencia entre la vida y la muerte", sentencia Rieznik. E incluso sin ser tan drásticos, entre una buena y una mala calidad de vida. Que suena menos grave, pero es la clave de la felicidad. O mejor dicho, el Santo Grial a nuestro alcance.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?