Un estudio explica por qué comemos más cuando atravesamos una crisis de angustia

Tapar la angustia con comida, sugieren, nace en los primeros años de edad y tiene que ver con un aprendizaje que viene desde la familia y sus buenos y malos hábitos.
Tapar la angustia con comida, sugieren, nace en los primeros años de edad y tiene que ver con un aprendizaje que viene desde la familia y sus buenos y malos hábitos.
(0)
21 de junio de 2018  • 15:03

Muchísima gente recurre a la comida como vía de escape ante el estrés y problemas amorosos, laborales y/o económicos y la pregunta es, ¿por qué la ansiedad escapa por ahí?

Hay quienes se descargan comiendo a veces, pero muchos otros recurren a ese método para frenar las angustias todo el tiempo. Según los especialistas a partir de un estudio de la University College de Londres, concluyeron que el ambiente familiar es la principal causa del desarrollo de ese "apetito emocional" y que no tiene nada que ver con lo genético.

La investigación, publicada en la revista especializada Pediatric Obesity que analizó la relación entre las emociones y el comportamiento alimentario de casi 400 gemelos y mellizos británicos, sugiere que el comportamiento de padres y madres es clave para estos procesos que se desarrollan en la temprana infancia.

Entre las prácticas que destacan como contraproducentes está la de consolar al pequeño o la pequeña dándole su comida o golosina preferida. También el estrés en la casa influye y cuán relajados se alimentan a diario.

Muchas de estas costumbres alimentarias tienen que ver con cómo nos criaron y dónde depositamos la angustia.
Muchas de estas costumbres alimentarias tienen que ver con cómo nos criaron y dónde depositamos la angustia.

La doctora Clare Llewellyn sostiene que algunos padres, "en lugar de encontrar estrategias más positivas para regular sus emociones, utilizan la comida. Una tendencia a querer comer más en respuesta a emociones negativas podría ser un factor de riesgo para el desarrollo de la obesidad".

Esta investigación tira por tierra a otros descubrimientos ya vetustos que indicaban que ciertos comportamientos alimentarios en la infancia temprana estaban influenciados por la herencia genética.

Los investigadores indican además que la tendencia a utilizar la comida como vía de escape emocional se empieza a desarrollar en los años preescolares y que el "apetito emocional" es "una característica persistente" que puede mantenerse a lo largo de toda la vida.

La polémica

Por otro lado, debido a este estudio, la organización británica de apoyo a familias de pacientes con trastornos alimentarios Beat denunció que no hay que culpar a los padres por los trastornos de alimentación de sus hijos.

"Los trastornos de la alimentación son enfermedades mentales complejas y nunca tienen una sola causa", dijo una fuente al diario BBC y agregó que, según la organización, algunas personas sí tienen una predisposición genética que los hace más vulnerables ante los trastornos alimentarios, y para estas personas el estrés o un disgusto emocional puede ser un desencadenante".

Lo importante, recomiendan todos los y las especialistas, es "reconocer y separar las emociones de lo que comes" y además, sugieren, escribir en una libreta lo que se come y cómo se siente cada uno en ese momento.

Además sugieren plantearse algunas preguntas para que, en la respuesta, el paciente encuentro la calma.

Algunos de los cuestionamientos para plantearse:

¿De verdad tengo hambre o solo quiero cambiar cómo me siento?

¿Qué emociones me están llevando a comer más de lo que necesito?

¿Hay desencadenantes recurrentes?

¿Cuándo emergen las emociones que me resultan problemáticas?

¿Cómo me siento después de haber cedido a ese impulso?

¿Me hace sentir más fuerte o más débil?

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?