Suscriptor digital

Pensar, en los días de Merlí

Gustavo Santiago
(0)
24 de junio de 2018  

En los últimos años la filosofía aumentó su visibilidad. Es cierto, es un dato. Pero es un dato que no deja de abrir diversos interrogantes. ¿Qué buscan quienes se acercan por primera vez al mundo de la filosofía? ¿Qué se les ofrece para alentarlos a introducirse en él? ¿Correrá el riesgo, la filosofía, de perder su potencial inquietante, problemático, crítico, al convertirse en un producto de consumo masivo?

Cuando alguien me pide que le recomiende un buen material para introducirse en la filosofía, suelo responder: "Un cuaderno en blanco y una lapicera". A veces, añado: "Coraje para hacerse preguntas; tiempo para demorarse en arriesgar respuestas". Para adentrarse en territorios filosóficos hay que atreverse a filosofar, empeñarse en conocerse a sí mismo; inquietarse por el mundo; cuestionar lo obvio; estar abierto a lo incierto.

La segunda recomendación es buscar compañeros de viaje. Los caminos de la filosofía se recorren mejor junto con otros que comparten nuestras inquietudes. Estos otros pueden ser amigos con los que nos juntemos a dialogar después de ver un episodio de Merlí, compañeros de un taller de filosofía o textos de los propios filósofos. Sí, lo que sugiero es tomar los textos de los filósofos como cuadernos de bitácora escritos por quienes se internaron en los caminos del pensamiento antes que nosotros. Están ahí no para adoctrinarnos, sino para alimentar la conversación filosófica a lo largo de la historia.

También recomiendo cautela ante los " tours filosóficos". Hay gente que dice "hice Barcelona, Roma, y Atenas en diez días", y tiene un celular cargado de selfies que lo atestiguan. Del mismo modo, hay quienes ofrecen paquetes filosóficos que prometen recorrer Platón, Descartes, Kant y Wittgenstein en un mes y, lo que es más tentador, sin esfuerzo. Hay paseo, visita, pero no introducción. Todo se ve a través de un ventana, aun cuando luego queden algunas frases sueltas que, a modo de selfies, atestigüen que uno pasó por tal o cual filósofo. No digo que esto no tenga utilidad. Uno siempre puede lucirse si en medio de una cena afirma con convicción "como dijo Aristóteles, el hombre es un animal político". Igualmente cuestionables me resultan buena parte de los manuales que, a fuerza de simplificar, terminan despojando a la filosofía de cada autor de la potencia de los planteos, de la complejidad en la argumentación. Todo es claro, todo es fácil de entender. No hay problemas, no hay filosofía.

Por supuesto que también hay libros y talleres que resultan muy recomendables. Siguiendo con la idea de la filosofía como viaje, podemos decir que cumplen la función de baqueanos. Allí uno se encuentra con autores o docentes que han recorrido innumerables veces los senderos que llevan a una cumbre filosófica y que son capaces de encontrar los mejores caminos para acompañar a otros en su derrotero. No para hacerles más fácil o más cómodo el trayecto, sino para que cada cual pueda aprovechar del mejor modo posible su aventura filosófica. No buscan suplantar la voz de los filósofos que abordan, sino propiciar encuentros, conexiones, entre los textos y sus nuevos lectores. Son los que entienden que introducirse es algo distinto de ser espectador o consumidor. Introducirse implica meterse, embarrarse, dejarse empapar por los tonos de cada paraje filosófico. Entrar en la filosofía y, al mismo tiempo, abrirse para que la filosofía ingrese en uno.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?