300 días de sol y 100 playas para ver el atardecer en el sur de Portugal

Con 100 playas y 300 días de sol al año, esta región del sur portugués tiene los mejores atardeceres y las cuevas más raras de Europa
Con 100 playas y 300 días de sol al año, esta región del sur portugués tiene los mejores atardeceres y las cuevas más raras de Europa Fuente: LA NACION - Crédito: Shutterstock
María Fernanda Lago
(0)
24 de junio de 2018  

Al Gharb, en árabe, significa occidente, aunque también se traduce como la tierra por donde se pone el sol. Si a ese dato le sumamos mucha playa, acantilados en tonos naranjas y 300 días de sol al año, no hace falta mucho más para considerar unas vacaciones por esta región suroeste de Portugal.

Con un mapa de frente, Algarve es la base del país que bordea la costa. Una franja que llega hasta el ángulo donde termina el continente europeo, entre dos límites: Andalucía y el océano Atlántico. Y sin dudas su ubicación le hace honor al nombre, porque tiene unos atardeceres inolvidables.

La influencia árabe aparece en el nombre, en las calles estrechas, y en las casas blancas con arcos, que contrastan con los complejos hoteleros que se amontonan cerca de la costa. Los árabes ocuparon esta región en el siglo VIII, hasta que en 1249 llegó la conquista cristiana de la mano de Alfonso III, rey de Portugal. Si vamos más atrás en el tiempo, antes que ellos pasaron fenicios, griegos, cartagineses y romanos. Y si volvemos al presente, hoy la visitan surfistas, fotógrafos, familias o parejas que tiene como único plan de viaje disfrutar paisajes, mojar los pies en el agua y descansar.

Desde Albufeira

Si existiese la profesión de catador de playas, esta zona sería ideal para hacer las prácticas. Porque, sin exagerar, es difícil recorrer Algarve y no pisar arena. En la Oficina de Turismo afirman que superan las 100 playas, de las cuales 88 tienen bandera azul, una distinción que la Fundación Europea de Educación Ambiental otorga a las que cumplen con condiciones de calidad ambiental.

De este a oeste, sin repetir y sin soplar, el mapa playero las ubica una tras otra: Falésia, Olhos d'Agua, Maria Luísa, y la lista sigue con las más conocidas, como Da Rocha, Meia Praia o Dona Ana, y las más abiertas, que están hacia el extremo de Cabo San Vicente, como Beliche, que por su extensión difícilmente se corra el riesgo de que alguien nos pise la toalla.

Aunque la capital oficial de Algarve es Faro, en 1986 declararon ciudad a Albufeira que desde entonces se convirtió en la capital turística. Hay hoteles y restaurantes de sobra para elegir. Hay pequeños mercados donde la fruta es jugosa y dulce. Hay acantilados y caracoles enterrados en la arena, del tamaño de la palma de una mano.

Sobre la línea de la costa, a Albufeira le siguen Lagoa, Portimao, Lagos, y Sagres. Cada localidad merece una parada para visitar su centro antiguo y testear sus orillas.

La isla bonita

La cueva de Benagil está en Lagoa y es la imagen que publicita más frecuentemente a Algarve, esa que todos quieren ver. Se trata de una gruta que contiene una especie de isla cubierta, con una gran ventana al cielo. Si bien el frente de la playa Benagil está tapado por botes de colores, la clave de acceso es una escalera hacia la izquierda. El sector de arena en sí es estrecho, más bien parece un rincón a espaldas del acantilado, pero eso es un detalle porque lo que todos buscan es la cueva, que está donde la pared de piedra hace una curva sobre el mar.

Las lanchas que ofrecen el paseo dicen funcionar todo el año, sin embargo es posible llegar un día nublado o fresco y ver todo cerrado. Dependen del humor de la marea y por supuesto del clima. Los que disfrutan de nadar, sin vértigo a alejarse de la orilla, pueden llegar a pura brazada y ahorrarse unos euros. Siempre que haya bandera verde y se naden esos 100 metros de distancia desde la costa, lejos del trayecto de las lanchas.

Otra opción es verla desde arriba, por un camino que no está señalizado, pero es fácil de encontrar. Desde la escalera que baja a la playa, hay que seguir la calle que hace una curva y sube. Ahí, sobre la derecha, hay un estacionamiento amplio, un edificio abandonado, y entre el pastizal una senda que marcaron los pasos de quienes ya se acercaron a verla.

Casi sobre el contorno del acantilado, el trayecto lleva menos de cinco minutos Hay que acercarse con cuidado y sin pasar la cerca de madera que protege el lugar de un gran agujero en el piso. Ese mismo hueco es el techo de la gruta por donde se ven las olas que mojan la isla solitaria, con ventana al cielo, la misma de la foto que promociona Algarve.

Camino hasta Sagres

Sobre la avenida dos Descobrimentos, en Lagos, el tránsito está parado por dos micros turísticos. A la altura de la plaza Infante Don Enrique, entre las palmeras que escoltan la costanera, baja un grupo de turistas. Seguramente el guía después de juntarlos, comience el recorrido contándoles que a ese lugar llegaban los esclavos desde África, en 1444. Entonces señalará el primer mercado de esclavos de Europa que está en esa plaza, justo frente a la iglesia de Santa María, y caminará en esa dirección. Mientras el tránsito sigue parado, no queda otra que leer carteles con ofertas para probar la comida local, avistar delfines, aves, o recorrer cuevas.

La gastronomía de Algarve le hace honor a la tradición pesquera, con dos platos estrella a base de pescado.El primero es una herencia de la época árabe: la cataplana, una mezcla de pescado blanco con mariscos y verduras que se cuece al vapor en una olla ovalada. El segundo es el churrasco de atún. Por la zona de Meia Praia, en Lagos, hay una buena oferta de restaurantes. En general se come bien en todos. Y si la hora de cenar llega después de un paseo por Sagres, Comandante Matoso es la calle para salir a degustar especialidades típicas.

300 días de sol y 100 playas para ver el atardecer en el sur de Portugal
300 días de sol y 100 playas para ver el atardecer en el sur de Portugal Fuente: Archivo

En el pasado se creía que el Cabo San Vicente era el fin de toda tierra habitada, y al estar ahí es precisamente esa la sensación. Es como si de pronto la tierra terminara en el extremo de un acantilado, sin reparos, y ante un viento que se siente con toda fuerza. Por eso las principales recomendaciones son dos: llevar abrigo y atender a los carteles de advertencias para evitar caídas o accidentes. Mientras tanto, abajo en la orilla, se podría decir que a olas revueltas diversión de surfistas. La playa de Beliche, reúne un poco de todo: arenas amplias, buenas olas, vistas a la punta de Sagres, al cabo y las puestas de sol más lindas de Europa.

Datos útiles

Cómo llegar: al aeropuerto de Faro llegan vuelos desde la mayoría de las capitales europeas. En general, resulta más económico volar a Algarve que a Lisboa, teniendo en cuenta que las separan cerca de 250 kilómetros, en caso de planear una visita por ambas. Entre las aerolíneas que llegan a Faro están las de bajo costo, como: Norwegian, EasyJet, Ryanair, Transavia o Vueling, entre otras.

Cómo moverse: al salir del aeropuerto, los servicios de colectivo 14 y 16 van hacia el centro de Faro. Desde ahí, con tren u otro colectivo se puede viajar al resto de Algarve. El boleto se compra al chofer del autobús y tiene un valor de 2,25 euros.En general, los hoteles ofrecen servicios de traslado. Es conveniente averiguar y reservarlo con anticipación. En cuanto al taxi, por ejemplo la distancia desde Faro hasta Albufeira es de 45 kilómetros, por la autopista A22. Esto equivale a alrededor de 35 minutos de viaje que se traducen entre 60 y 70 euros en el taxímetro.Si la idea es trasladarse por las ciudades de Algarve, conviene alquilar un auto.

El costo se calcula en alrededor de 10 euros diarios por un vehículo chico o mediano, con capacidad para hasta cinco personas. En este caso, es importante saber que en las autopistas hay telepeajes que funcionan por sensores, es decir que no se ven porque no tienen garitas ni barreras; es necesario llevar un dispositivo electrónico en el parabrisas, que las empresas de alquiler facilitan por 2 euros diarios. Al momento de devolver el auto se computan los peajes que haya contabilizado el aparato y se pagan a la empresa de alquiler.

Excursiones a Benagil: los tours a las grutas están monopolizadas por un puesto en la entrada a la playa, que ofrece tres itinerarios. El primero está disponible desde el 15 de mayo hasta el 15 de octubre, e incluye la visita a ocho cuevas durante media hora, a un costo de 15 euros para adultos y 10 para niños, de 2 a 10 años. El tradicional dura 75 minutos y recorre alrededor de 15 y 20 cuevas, todos los días del año, y el precio es de 25 euros para adultos y 15 para menores. Por último, está la opción privada donde el que paga 250 euros tiene derecho durante 75 minutos a elegir el paseo que más le guste.

También se alquilan kayaks individuales, por 15 euros los 45 minutos, para quien prefiera remar.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.